Medio ambiente

Uno de los marsupiales más pequeños del mundo está en Parque Oncol de Valdivia

Uno de los marsupiales más pequeños del mundo está en Parque Oncol de Valdivia

Ubicado en el cerro más alto de la cordillera de la costa, a solo 28 km de Valdivia, el Parque Oncol es una de las Áreas de Alto Valor de Conservación (AAVC) más atractivas del sur de nuestro país.

A lo largo de sus 2.841 hectáreas, los visitantes pueden descubrir una gran biodiversidad de especies emblemáticas y un remanente boscoso de la costa del sur del Chile. Se trata de más de 200 tipos de especies en que destacan 28 tipos de helechos, 9 especies de anfibios y una amplia presencia de aves como el chucao, hued-hued, rayadito, picaflor chico, carpintero magallánico, entre muchas otras, especies que conviven además con  mamíferos propios de la zona como el puma, la guiña, el pudú, el zorro y uno de los marsupiales más pequeños del mundo: el monito del monte.

Esta atractiva aula natural, que impulsa la empresa Arauco, permite que se pueda descubrir la belleza particular de este núcleo boscoso del sur del Chile. Vistas privilegiadas de la Selva Costera Valdiviana, sumada a las más de 200 especies de flora y fauna presente en el lugar son parte de sus atributos naturales.

Interés científico

Es por eso que, a la luz de las cualidades biológicas presentes en el parque, un grupo de investigadores encabezados por el biólogo y doctor en Ciencias de la Universidad Católica de Valparaíso, Francisco Fontúrbel, se encuentra estudiando al monito del monte desde 2007, proceso dentro del cual busca establecer causalidades entre los hallazgos de monitos del monte, con la presencia de especies de quintral en el bosque valdiviano. El quintral es una planta parásita dispersada únicamente por este marsupial.

“El monito del monte es una especie muy críptica y difícil de ver en cualquier periodo del año. Y el hecho que sea nocturno lo complica bastante más. Puedes salir en la noche con una linterna y la probabilidad de verlo es muy baja, porque puede pasar a tu lado y como es tan pequeño, pasa desapercibido”, detalla el investigador.

El monito del monte es considerado por la comunidad científica como un “fósil viviente”, dado que todos los otros miembros conocidos de su orden se extinguieron. La mayor parte de los registros los muestran comiendo constantemente. Y es que una de las características de esta especie es que tiene un sistema digestivo bastante simple. Por lo mismo asimila muy poco de lo que come y necesita estar comiendo constantemente. “Es poco frecuente encontrar al monito del monte en invierno. Ellos comen mucho durante el verano y almacenan grasa en la parte de la cola y después, durante la hibernación, pueden reducir mucho su metabolismo y se alimentan de esa grasa que está almacenada en la cola”, señala.

Interés internacional

El seguimiento respecto de esta interacción biológica ha despertado el interés de científicos internacionales, quienes buscan modelar la relación entre el monito del monte, el quintral y el picaflor en bosques con diferente grado de intervención.

El proyecto incluirá el uso de cámaras trampas para captar la relación de estas tres especies. “El Quintral está polinizado casi completamente por el picaflor y las semillas dispersadas por el monito del monte. El quintral necesita del monito y del picaflor”, detalla Tyler McFadden, estudiante de doctorado de la Universidad de Standford.

 

Lo más visto

Se permite reproducir y compartir los contenidos de este sitio con la sencilla condición de citar la fuente: Sustempo.com

Novedades en tu correo

To Top

Send this to a friend