Una vida libre de basura: ¡sí es posible!

Una vida libre de basura: ¡sí es posible!

 

Por: Cristina González.

Desinformación y falta de empoderamiento. Esas son, a juicio de Macarena Guajardo, dos importantes problemáticas relacionadas con la basura. Y es que muchas personas no saben que están haciendo daño al botar basura y muchas otras desean hacer algo al respecto, pero creen que su acción no generará el impacto suficiente como para tomarse la molestia.

Por ello, en 2011 Macarena —quien es arquitecta de la PUC y master internacional en proyectos sustentables— decidió poner manos a la obra impulsando la web Basural.com, cuyo objetivo fue recopilar proyectos a nivel mundial de arquitectura, arte y diseño que reutilizaran materiales desvalorizados. Posteriormente, se abrió hacia todas las disciplinas obteniendo Fundación Basura su personalidad jurídica en mayo de 2015.

“Nuestra organización asesora empresas y forma personas para conectarlos en la búsqueda de una economía circular libre de residuos. Trabajamos acompañando a aquellos que buscan un estilo de vida sustentable, donde la basura es el punto de partida más directo y eficiente”, señala.

Tres aristas

Fundación Basura implementó tres formas de trabajo para lograr sus objetivos:

-Sello Basura Cero: Si eres una empresa que se preocupa de gestionar y prevenir sus residuos y quieres declarar tus buenas prácticas ambientales puedes certificarte con el Sello Basura Cero y ser parte de una red de productores y consumidores sostenibles.

-Academia Basura Cero: Proyecto que desarrolla habilidades y entrega herramientas a los beneficiarios para hacer frente a la problemática de la basura de manera integral.

-Desafío Basura Cero: La generación indiscriminada de basura en eventos masivos es un problema real en Chile y en el mundo, sobre todo porque en estos eventos prima la entrega de objetos desechables y de un solo uso a los asistentes. Por lo tanto, si eres una productora, municipio u otra entidad que ejecuta eventos, en la fundación te ayudan a prevenir (elección de productos compostables, reutilizables y biodegradables), gestionar y medir la generación de basura.

Una vida libre de basura: ¡sí es posible!

Macarena señala que la experiencia de la fundación ha sido maravillosa, logrando increíbles resultados y demostrando que las personas sí están interesadas en vivir en un mundo equilibrado y sustentable. Con una perspectiva clara de crecimiento, invitan a las autoridades a trabajar con ellos solicitando asesoría, difundiendo la causa y ayudando a llegar con este mensaje a más gente.

“Este año 2017 lanzaremos la primera Academia Basura Cero virtual, un curso que enseñará a las personas cómo vivir sin basura, de manera gratuita. Además, en noviembre lanzaremos el libro ‘De Basura a Cero: guía para implementar un estilo de vida libre de residuos en Chile’, que además muestra casos de éxito a nivel nacional”, recalca la arquitecta.

Mirar las buenas experiencias

En varias partes del mundo ya se ha hecho conocido el término Basura Cero, un concepto de vida sustentable que, de acuerdo a la fundación, apunta a prevenir la generación de residuos y en segundo lugar a evitar que los residuos generados terminen en micro basurales, vertederos o siendo incinerados. Para lograr este objetivo es necesario estar conscientes de nuestros hábitos de consumo, del impacto de nuestras acciones y decisiones diarias en nuestro entorno y en las personas.

En síntesis, Basura Cero es un estilo de vida que evita generar basura día a día y nos lleva a hacernos cargo de la basura que no pudimos evitar producir. La idea es cambiar el sistema lineal de extracción, producción, distribución, consumo y descarte, tendiendo hacia un sistema circular en que los materiales desechados puedan ser aprovechados mediante reutilización, reciclaje, compostaje y biodigestión.

“Existen varias experiencias a nivel mundial en cuanto a prevención, reutilización y gestión sustentable de residuos. Destaco el caso de ciudad Basura Cero en Capannori (Italia) e iniciativas de rechazo a materiales no reciclables en San Francisco (EE.UU). También destaco el trabajo de personas y agentes de cambio como Annie Leonard, Lauren Singer y Paul Conett, líderes reconocidos a nivel mundial por querer demostrar que la basura es un recurso que estamos desperdiciando y referentes para organizaciones como la nuestra”, explica.

Cabe señalar que la primera ciudad en aplicar este tipo de legislación Basura Cero fue Canberra (Australia), que en 1995 se planteó “ningún desecho en el 2010”. San Francisco (EE.UU), con 7.000.000 habitantes, también la aplicó al mismo tiempo y logró reducir en 50% sus residuos urbanos en 10 años.

Buenos Aires también se sumó a esta cruzada mediante la ley 1854, cuyos objetivos fueron reducir en 30% la cantidad de toneladas enviadas al relleno sanitario en 2010, 50% en 2012 y 75% en 2017. Las ciudades trasandinas de Bahía Blanca y Rosario, así como también otras urbes del mundo, transitan por la misma senda, demostrando que el manejo de los residuos es el epicentro del desarrollo sostenible hacia el cual todos debemos caminar. Chile… no debe ser la excepción.

 

 

Puedes ver

Energías limpias: el desafío del nuevo gobierno

Energías limpias: el desafío del nuevo gobierno

Las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) están teniendo gran auge en el país, el que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *