Tocopilla busca ser la capital chilena de la jaiba

Tocopilla busca ser la capital chilena de la jaiba

Transformar a Tocopilla en la “capital chilena de la jaiba” es la apuesta del puerto salitrero al inaugurar una moderna planta de procesamiento con capacidad para tratar las cinco especies del crustáceo

—potencialmente explotables— que existen en las costas de esa localidad de la Región de Antofagasta.

Las instalaciones, que además sirven para tratar en forma industrial otras especies marinas de la zona, cuentan con equipamiento de primer nivel que favorecerá a más de un centenar de pescadores artesanales de la provincia y a sus grupos familiares.

La iniciativa cuenta con el apoyo técnico y científico del Área de Pesquerías del Departamento de Biología Marina de la Universidad Católica del Norte (UCN), y fue posible gracias a un proyecto del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC-R) Región de Antofagasta, el que destinó un monto cercano a los 216 millones de pesos para la materialización de esta etapa. Estos recursos incluyen la habilitación de la planta, capacitación del personal y caracterización económica y tecnológica del proceso, entre otras consideraciones.

Manjar del mar

El recinto permitirá almacenar, procesar y envasar la producción de jaiba, producto con un alto potencial de desarrollo. Este crustáceo es considerado de alta proyección por su amplia variedad, calidad, textura y delicado sabor, ideal para múltiples preparaciones.

La planta incluye una sala donde ingresa la materia prima, para luego, en otras instalaciones, continuar con la fase de cocimiento, baño frío, posterior extracción de la carne y envasado mediante maquinaria especializada.

El Dr. Enzo Acuña, director del proyecto y académico de la Facultad de Ciencias del Mar de la UCN, indicó que la iniciativa incluye también actividades de pesca durante 12 meses para obtener información sobre el ciclo anual de cada una de las especies de jaiba. Lo anterior considera determinar la época en que las hembras portan huevos y cuándo aparecen los individuos más jóvenes. “Queremos definir todos los parámetros biológicos para poder manejar una pesquería sustentablemente”, enfatizó.

El investigador agregó que los distintos tipos de jaiba están a profundidades diferentes y la forma de extracción más utilizada es por medio del buceo. La idea, dijo, es incorporar en el futuro trampas que permitan llegar a profundidades mayores y así conocer más sobre las distintas especies. También recalcó que este proyecto tiene un marcado carácter científico-social, ya que incorpora a los distintos grupos familiares en el trabajo que desarrolla la planta.

Pescadores

El presidente del Sindicato de Pescadores Artesanales y Buzos Mariscadores de Tocopilla, Wilson Corrotea, sostuvo que la planta es el resultado de un trabajo colaborativo, y que en forma inicial operará solo con el procesamiento de jaibas. Añadió que, dependiendo de las épocas de veda, las instalaciones también podrán ser utilizadas para faenar otras especies, como el jurel o peces de alta mar.

“Esto nos beneficiará a todos”, precisa, junto con valorar la cooperación existente con Sernapesca y con la UCN. También hizo hincapié en que se comprará producción de caletas cercanas que tengan una buena producción. “Las jaibas deben llegar vivas, no sirven las chicas y las muertas. Una planta moderna como esta debe tener alta producción”.

El dirigente señaló que ahora comienza una fase que incluye la realización de cursos de capacitación de dos a tres meses, para capacitar a los asociados sobre el manejo de la planta. Luego de esta etapa, comenzaría el trabajo de producción y exportación de productos.

 

Puedes ver

Preocupa significativo aumento de deudores en la Región de Valparaíso

Preocupa significativo aumento de deudores en la Región de Valparaíso

Cada tres meses la Facultad de Economía de la Universidad San Sebastián y Equifax entregan ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *