Tips para cuidar la salud física y mental durante los sismos

Tips para cuidar la salud física y mental durante los sismos

Si amaneció con más sueño del normal, con una sensación de aletargamiento y cansado, que no le extrañe porque es una de las consecuencias físicas y psicológicas que dejan los sismos y sus réplicas.

Esto porque, “desde el punto de vista de la salud mental, implican una perturbación psicosocial que sobrepasa la capacidad de manejo o afrontamiento de la población afectada”, según comenta la psicóloga y académica de enfermería de la Universidad San Sebastián, Claudia Moya.

Añade que “el impacto emocional varía con el transcurso del tiempo, pero suele ser muy acentuado y sobrepasar la capacidad de control de los individuos en los primeros momentos después del evento”. En ese contexto, en la mayoría de las personas adultas pueden observarse las siguientes manifestaciones:

  • Preocupaciones en relación con la supervivencia.
  • Miedo y ansiedad relacionados con su propia seguridad y la de personas queridas.
  • Trastornos del sueño.
  • Necesidad de hablar acerca de lo sucedido.
  • Hiperexcitación.
  • Dolores de cabeza.
  • Quejas somáticas.
  • Disminución del apetito.
  • Disminución de la energía.

Esos síntomas son comunes y por ello es importante considerar que la mayoría de las personas pueden presentar reacciones psicológicas o conductuales negativas y que éstas son probables y saludables ante un evento  altamente estresante, “pero ello no significa que desarrollarán un trastorno mental propiamente tal, puesto que la mayoría de las personas cuentan con recursos propios para enfrentar las dificultades de la vida”, recalca Moya.

Por eso, para que esos síntomas se queden junto con el suceso en particular es fundamental la información y el apoyo que puedan dar los cercanos, familiares, amigos, vecinos y equipos de primer apoyo. Asimismo, se debe pensar en familia qué hacer y qué no ante un sismo.

Tome nota

  • Preparar un kit de elementos necesarios, linternas, pilas, aguas, radios a pilas, etc., permitirá recobrar la sensación de control.
  • Ponerse de acuerdo en enviar mensajes de texto cuando no estén todos juntos.
  • Prepararse como familia e internalizar que vivimos en un país sísmico.
  • Contar con grupos de apoyo (vecinos, compañeros de trabajo) que asistan a pacientes crónicos, niños y mujeres embarazadas mientras ocurra la emergencia.
  • Conversar el tema una vez sucedido el temblor, de manera de disminuir la ansiedad que genera y, por sobre todo, entender que otra de las características de este largo y angosto país, es su sismicidad.

 

 

Puedes ver

Expertos analizarán rentabilidad de biogás en Puerto Varas

Expertos analizarán rentabilidad de biogás en Puerto Varas

¿Es rentable la producción de energía a partir de residuos? Esta es la pregunta clave ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *