Radiografía regional: un difícil despertar para la Región de Atacama

Radiografía regional: un difícil despertar para la Región de Atacama

 

Por: Sergio Millaleo.

Ya se cumplieron dos años de los aluviones que afectaron a la Región de Atacama, principalmente a las comunas de Copiapó, Diego de Almagro, Alto del Carmen, Chañaral y Tierra Amarilla, dejando un total de 28 personas fallecidas y miles de damnificados. Hoy nuevamente se ven enfrentados a las condiciones impredecibles de la naturaleza, luego de que un temporal de lluvia arrastrara barro desde las quebradas y desbordara ríos en varias comunas que antes habían sufrido estragos.

Sin duda, no han sido fáciles estos últimos años para los habitantes de Atacama. También han tenido que sobrellevar un alza en el desempleo, explicada principalmente por la crisis de la minería.

Para la seremi del Trabajo y Previsión Social de Atacama, Dissa Castellani, la situación actual de la región en términos económicos y de empleo no ha sido favorable, ya que “el bajo precio de los metales ha ralentizado nuestra economía local y ha repercutido en una importante pérdida de puestos de trabajo, no solo en la región sino que en toda la macrozona norte. Se han tomado los resguardos necesarios para implementar acciones que permitan proteger la pequeña minería, que resulta muy importante”.

La autoridad señaló que “se ha impulsado fuertemente la inversión pública promoviendo obras que apuntan al mejoramiento y restauración de edificios patrimoniales y conexión vial, además de construcción de obras en áreas de esparcimiento como parques y recuperación de espacios públicos”.

Autoridades esperanzadas

De acuerdo al INE, la tasa de desocupación regional fue 7,9% en el trimestre móvil enero-marzo 2017, registrando una disminución de 1,3 puntos porcentuales respecto a igual trimestre móvil del año anterior.

La estimación de la Fuerza de Trabajo a nivel regional alcanzó a 138.740 personas, presentando un decrecimiento de 0,2% (230 personas) respecto a enero-marzo 2016.

La estimación del número de Ocupados se ubicó en 127.810 personas, aumentando 1,3% (1.700 personas) en relación al mismo trimestre móvil del año anterior.

Para Dissa Castellani, la minería ha logrado repuntar en el último periodo teniendo esperanzadas a las autoridades de la región.

“Vemos que la minería de a poco ha ido recuperándose, lo que es muy importante para nosotros que somos una región con vocación minera. También el impacto positivo que ha tenido el área energética ha sido muy considerable, transformándose en la segunda actividad que ha generado más trabajo. Porque nos propusimos ser una región innovadora en los procesos productivos de energía, lo que incorpora una nueva tipología de trabajo”, puntualizó la autoridad regional.

En el caso de las empresas, la seremi del Trabajo y Previsión Social de Atacama manifiesta que éstas siguen realizando inversiones en sus labores productivas ya sea para mejorar procesos, aumentar productividad o innovar en tecnologías, destacando los esfuerzos de Enami en la Fundición Hernán Videla Lira, Codelco División El Salvador, Candelaria 2030 y Mantos Copper, entre otras del área minera.

Por otra parte, se están apoyando emprendimientos turísticos, que es un área emergente en la zona, así como también a industriales con productos con denominación de origen como el pajarete, aceite de oliva y derivados de la aceituna.

Señales de alerta

Por su parte, Daniel Llorente, presidente de la Corporación para el Desarrollo de la Región de Atacama (Corproa), indica que “en los últimos años la desaceleración económica ha sido más pronunciada en la Región de Atacama comparada con la media nacional. Mientras que en los años 2014 y 2015 el Producto Interno Bruto (PIB) del país creció 1,9% y 2,3% respectivamente, Atacama presentó variaciones del PIB de -7,1% y 0,5%”.

Añade que el menor ritmo de la economía regional se produce principalmente en respuesta al menor desempeño del sector minero y al término de obras de ingeniería asociadas a la entrada en operación de nuevos proyectos.

“En 2016, Atacama registró una variación en el Índice de Actividad Económica Regional (INACER) de 6,9%, la segunda mayor variación entre las demás regiones del país. Pero lejos de representar una recuperación económica dejó señales de alerta, ya que en su mayoría este crecimiento estuvo basado en la ejecución del presupuesto de emergencia luego de los aluviones de 2015. Mientras que los principales sectores económicos de la región como la minería, la construcción y el comercio tuvieron una nula o escasa incidencia”, destaca.

Daniel Llorente señala que a principios de marzo se realizó la cuenta pública del Ministerio de Minería donde, a partir de datos obtenidos del catastro de proyectos mineros de la Comisión Chilena del Cobre (COCHILCO), del total de US $50 mil millones a invertir en Chile para los próximos 10 años en minería, el 15% se desarrollaría en la Región de Atacama, lo que equivale a US $7 mil millones. Aunque Atacama tiene el segundo puesto de participación en la cartera de proyectos mineros, es ampliamente superada por la Región de Antofagasta: con una cartera de proyectos por US $23 mil millones obtiene una participación de 41%, comparada con el catastro de inversión realizado también por COCHILCO en 2015.

Según el presidente de Corproa, el camino a seguir debe orientarse a generar las condiciones óptimas y estables para el desarrollo de negocios. “Mientras que las previsiones globales se orientan a una recuperación gradual pero positiva de la economía, en Chile la persistencia de los niveles negativos de confianza, la incertidumbre regulatoria y legislativa, sumado al efecto de las elecciones presidenciales y parlamentarias a realizarse este año, constituyen un factor que actualmente está limitando la demanda interna, la inversión y el potencial de crecimiento del país y sus regiones”, señala.

Del mismo modo, Llorente es claro en manifestar que los problemas que viven los empresarios y los habitantes se deben a que la Región de Atacama presenta déficits profundos en innovación, desarrollo tecnológico y creación de infraestructura, lo que se suma al lento avance en el desarrollo del capital humano y la baja inserción comercial.

Este aspecto ha sido abordado en el Índice de Competitividad Regional (ICORE), donde se destaca el rezago de la Región de Atacama principalmente en materia de Innovación, Ciencia y Tecnología, en la que ocupa la última posición del ranking 2014-2015. En el ranking general de competitividad regional, Atacama se posicionó décima, retrocediendo dos puestos en un año. Por dimensión, el puesto más alto lo obtuvo en Entorno Económico e Inversión Pública y Seguridad con el sexto puesto en ambas; en tanto, el mayor retroceso ocurrió en el área de Infraestructura, que descendió siete puestos producto de una baja en la construcción aprobada en el sector vivienda y baja en el número de establecimientos educacionales.

 

 

 

 

 

 

Puedes ver

Expo interactiva de infancia en Antofagasta

Expo interactiva de infancia en Antofagasta

Los niños de Antofagasta estarán a sus anchas este 25 de agosto gracias a la ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *