OCDE destaca avances ambientales y propone 54 recomendaciones para Chile

OCDE destaca avances ambientales y propone 54 recomendaciones para Chile

En la sede de la CEPAL en Santiago, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) dio a conocer la Segunda Evaluación de Desempeño Ambiental (EDA) realizada a nuestro país, tras una primer informe de este tipo realizado en 2005, el que entrega 54 recomendaciones para avanzar durante los próximos diez años hacia un desarrollo económico más sustentable.

Estas recomendaciones se centran en temáticas como la gestión del aire, los desechos y el agua; gobernanza y gestión ambiental, crecimiento verde, el cambio climático y la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica.

El objetivo de la OCDE al aplicar estos instrumentos a sus países miembros es proporcionar análisis basados en la evidencia –una amplia gama de datos económicos y ambientales- y evaluaciones del progreso de sus políticas en esta materia, promover el aprendizaje entre pares, aumentar la responsabilidad de sus gobiernos y proporcionar recomendaciones específicas para ayudar a los países a mejorar su comportamiento ambiental.

Al respecto, el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, explicó que  “las evaluaciones de desempeño ambiental son el mecanismo de la OCDE para la revisión entre pares, que permite elevar los estándares ambientales. Por eso es que nosotros impulsamos que se nos hiciera esta revisión, para la que han sido consultados tanto el gobierno como la academia y el mundo científico, el sector público, las ongs y organismos internacionales, y agradecemos sus recomendaciones y conclusiones”.

“Todos los países de la OCDE —agregó Badenier— reciben recomendaciones, a través de la EDA que se realizan para cada país, en promedio cada diez años. Este período de tiempo permite que el análisis y las recomendaciones sean estructurales y con una visión de largo plazo, lo que es esencial para los desafíos ambientales”.

Respecto de las 54 recomendaciones entregadas hoy por la OCDE, el ministro Pablo Badenier afirmó que “en muchas de esas recomendaciones ya registramos avances importantes, con en el caso de la gestión de residuos y los instrumentos para disminuir la contaminación del aire, y ciertamente en otros requerimos de mayores esfuerzos. Son propuestas que, además, apuntan a avanzar hacia un modelo de desarrollo distinto, más verde y sustentable, y recogemos con gusto ese desafío”.

Institucionalidad ambiental

Esta segunda EDA aplicada a Chile se centra en el período 2005-2015, y en ella se valoran los notables progresos realizados en el país en cuanto al fortalecimiento de las instituciones ambientales y el marco normativo, con la creación en 2010 del Ministerio del Medio Ambiente, la Superintendencia del Medio Ambiente, el Servicio de Evaluación Ambiental y los Tribunales Ambientales.

Esto, junto al establecimiento de un Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, ha ayudado a elevar el perfil de la política ambiental, al tiempo que ha contribuido a aclarar las responsabilidades de la gestión ambiental y el desarrollo sostenible dentro del gobierno.

Sin embargo, señala la evaluación de la OCDE, si bien el importante crecimiento económico de Chile en los últimos 15 años ha ayudado a mejorar el bienestar de la población, el modelo económico basado en los recursos naturales ha empezado a mostrar sus límites con un incremento de las presiones ambientales. Por ello, agrega, las políticas en esta materia deben ser aplicados rigurosamente en la próxima década para mostrar los efectos positivos y deseados sobre el medio ambiente.

Gestión del aire, residuos y agua

En cuanto a la calidad del aire, el informe de la OCDE indica que a la par con el crecimiento del país se han incrementado los contaminantes del aire, al tiempo que destaca la disminución de las emisiones de óxido de azufre, nuevas normas de emisiones para centrales termoeléctricas y fundiciones, así como el refuerzo de las normas sobre emisiones vehiculares.

Junto con ello indica que, pese a que se están aplicando normas ambientales sobre los principales contaminantes, incluido el material particulado fino, aún cada año el 15% de la población se ve expuesta a altas concentraciones de este contaminante.

Para enfrentar este problema, el Ministerio del Medio Ambiente está implementando actualmente una estrategia de 14 planes de Descontaminación durante este gobierno, enfocado principalmente en el material particulado fino y en las ciudades de la zona centro sur del país, al tiempo que está reforzando y mejorando contantemente su red de monitoreo de calidad del aire.

En cuanto a la gestión de los residuos, la OCDE indica que la generación de desechos aumentó en un 30% en la década del 2000, y que nuestro país aún no cuenta con una industria del reciclaje, por lo que recomienda aprobar la ley marco de gestión de residuos, así como fomentar la disminución de la producción de desechos, el reciclaje y la reutilización. Dichos aspectos ya están contenidos en la nueva Ley de Reciclaje promulgada por el gobierno el pasado 17 de mayo, y se está trabajando ya en su plena implementación.

Respecto de la gestión del agua, la evaluación de la OCDE indica que el crecimiento económico, el mayor consumo de agua y el cambio climático agravaran el déficit estructural de este recurso, al tiempo que señala que desde la adopción del Código de Aguas en 1981 la asignación y el uso de los recursos hídricos se basan en un sistema de derechos negociables donde una reglamentación y transparencia insuficientes se han traducido en asignaciones excesivas y una extrema concentración de los derechos, la sobreexplotación de algunos acuíferos, escasez de agua potable en zonas rurales t conflictos entre los usuarios.

Por ello, la OCDE propone adoptar un enfoque basado en riesgos para la gestión de los recursos hídricos, concebir e implementar un nuevo régimen de asignación de aguas, desarrollar una estrategia para evitar la asignación excesiva en cuencas y acuíferos donde asignaciones de derechos excedan su capacidad sostenible, y seguir expandiendo la cobertura de las normas sobre calidad del agua.

Crecimiento Verde

La evaluación de la OCDE sostiene que Chile ha avanzado considerablemente en la búsqueda de un crecimiento verde desde 2005, a lo que se suma un nuevo Programa de Consumo y Producción Sustentable impulsado creado por el Ministerio del Medio Ambiente y aprobado por el Consejo de Ministros el pasado 4 de julio, y que es uno de los principales pilares de la estrategia de crecimiento verde.

Junto con ello, destaca la implementación de los Impuestos Verdes en el marco de la Reforma Tributaria de 2014, tanto a vehículos livianos como a las emisiones de contaminantes locales y globales de grandes fuentes fijas. En esta materia, propone elevar la tasa impositiva al CO2 e incorporar a nuevas fuentes de emisiones a este impuesto, así como elevar la tasa impositiva a la gasolina y el diesel, reducir gradualmente la diferencia entre ambas y suprimir progresivamente la devolución de impuesto al diésel a los vehículos de carga pesada.

En materia de infraestructura relacionada con el medio ambiente, indica que está se encuentra bien desarrollada, donde la colaboración público-privada ha atraído importante inversión en infraestructura de agua potable y transporte. Recomienda asegurar que en los mayores programas de inversión se preste atención a los objetivos ambientales y climáticos, entre otras materias.

Respecto de los mercados verdes, el informe destaca que en Chile el gasto en investigación y desarrollo en materias ambientales creció un 9% en 2012, uno de los más altos de América Latina. Además, el número de solicitudes de patentes en tecnologías relacionadas con el medio ambiente, aunque aún es pequeña, aumentó casi dos veces más que en todos los ámbitos de la tecnología.

En esta materia, entre las recomendaciones de la OCDE está consolidar las iniciativas de fomento a la innovación ecológica en una estrategia o un marco coherente, perfeccionar el sistema nacional de etiquetado de productos ambientalmente sostenibles, y desarrollar programas de empleo y formación vinculados a trabajos ecológicos.

Cambio Climático

La evaluación de la OCDE señala que las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de Chile crecieron un 23% entre 2000 y 2010, y se prevé que continúen aumentando. En ese sentido, indica que cumplir el compromiso de Chile de reducir en un 30% la intensidad de sus emisiones al 2030 se requiere coherencia de las políticas en materia de mitigación en todos los sectores emisores.

En esa línea, propone fortalecer y formalizar la base institucional de la política sobre cambio climático, adoptar e implementar un conjunto de políticas nacionales sobre cambio climático, e implementar un marco de monitoreo y evaluación de las políticas de adaptación y mitigación. Parte importante de estas tareas recaerán en la futura Agencia Chilena de Cambio Climático, anunciada por la Presidenta Bachelet el pasado 21 de mayo.

Biodiversidad

En cuanto a la biodiversidad, la EDA señala que si bien las presiones sobre los ecosistemas van en aumento, Chile ha perfeccionado el conocimiento sobre el estado de la biodiversidad biológica y las presiones que la afectan, al tiempo que ha logrado considerables adelantos en el desarrollo de estrategias, planes y políticas de promoción de la conservación y el usos sostenible de la biodiversidad biológica. Sin embargo, agrega, la gobernanza de la biodiversidad se encuentra aún muy fragmentada en diversas instituciones públicas.

Por esta razón, entre sus recomendaciones llama a aprobar el proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP, ingresado en 2014 y actualmente en trámite en el Congreso) y acelerar su implementación, así como asegurar que disponga de los recursos financieros y humanos adecuados para el cumplimiento de su mandato.

Esto favorecerá también a las áreas protegidas, tanto públicas como privadas. En esta materia el informe de la OCDE destaca que si bien Chile ya superó la meta de Aichi para la Diversidad Biológica, al contar con un 19,5% de las tierras del país bajo protección fiscal, aún hay importantes ecorregiones que no están adecuadamente cubiertas por el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, por lo que recomienda concentrar las inversiones en esta materia en el aumento de dicha representatividad, al igual que en las costas y las áreas marinas de Chile continental, entre otras materias.

 

 

 

 

Puedes ver

Premian a jóvenes líderes en innovaciones sociales y ambientales

Premian a jóvenes líderes en innovaciones sociales y ambientales

Seis mujeres y cuatro hombres forman parte de la nueva generación de jóvenes líderes en ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *