Políticas

Los alcances de los nuevos límites de la Ley de Generación Distribuida

Los alcances de los nuevos límites de la Ley de Generación Distribuida

Hoy en día, tanto el sector privado como el público han asumido el desafío de buscar nuevas fórmulas de implementar las energías no contaminantes en el país. Por esta razón, el Ministerio de Energía tomó cartas en el asunto creando la Ley 20.571 de Generación ciudadana, que brinda el derecho a los clientes de las empresas distribuidoras a producir su propia energía con el objetivo de impulsar la utilización de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) en Chile.

Se trata de un paso fundamental que ha permitido un aumento sustancial del uso de energías renovables en nuestro país entre los años 2014 y 2017, principalmente gracias a la nueva legislación, el desembarco de empresas europeas en Chile, una baja en los costos y una fuerte tendencia mundial hacia la generación de energías limpias y renovables.

A este gran auge se suma la noticia entregada por la Comisión de Energía del Senado, que aprobó la idea de modificar la ley 20.571 de Generación Distribuida, conocida también como “Net Billing”, ampliando el tope de potencia de 100 kW a 300 kW por empalme. Esto significa que los pequeños generadores podrán inyectar hasta 3 veces más energía a la red eléctrica, optimizando de este modo el uso de las instalaciones de sus sistemas y mejorando el retorno económico por este concepto.

“Esta nueva normativa es muy beneficiosa para todos quienes comenzaron el camino de generación de energías limpias en nuestro país y también para muchas pequeñas y medianas empresas que podrán descontar los excedentes de su generación”, explica Nicolás Sanhueza de TRITEC-Intervento.

Este cambio a la Ley dará un impulso muy fuerte al sector, permitiendo desarrollar proyectos para pymes que hace tiempo tenían el deseo de invertir, pero el límite de los 100 kw no se los permitía.

El experto señala que la noticia es mejor aún si se considera que apuntan a que la norma se amplíe y logre la meta superior de los 500 kw.

“Es un gran paso, ya que hemos ido avanzando poco a poco y este es un nuevo impulso. Si bien al comienzo uno de los problemas que existía era lo engorroso del proceso para la instalación de proyectos de la Ley 20.571, esto comenzó a quedar atrás con las modificaciones realizadas al reglamento. Por ejemplo, se redujeron los plazos de permisos ligados a proyectos pequeños que no generan impacto significativo en la red y la documentación exigida en el proceso, entre otros cambios”, destaca.

Haz click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

To Top

Send this to a friend