Lewis Pugh llama a preservar la Antártida

Lewis Pugh llama a preservar la Antártida

El pasado mes de abril el mundo añadió una superficie sin precedentes de 3.6 millones de kilómetros cuadrados, un territorio más grande que la India, a las áreas marinas protegidas (AMP). Con esta medida más del 5% de los océanos y mares del mundo quedó bajo protección.

El Convenio sobre Diversidad Biológica, que se reúne esta semana en México, ha instado al mundo a que proteja al menos 10% de sus áreas costeras y marinas para 2020. Este objetivo, que forma parte de las Metas de Aichi para la Biodiversidad, ha sido superado a nivel mundial para las zonas marinas bajo jurisdicción nacional.

Según las últimas cifras del informe Planeta Protegido, la reciente creación y ampliación de cinco “mega AMP” en Chile, Palaos, Hawái, las islas Pitcairn y Santa Helena en el Atlántico sur, situaron el total mundial en 12,7%. “El establecimiento de tantas nuevas áreas protegidas es una extraordinaria noticia y debe dar a los que luchan incansablemente para conservar los océanos y mares del mundo un enorme sentido de logro. Sin embargo, debemos recordar que las Metas de Aichi para la Biodiversidad también demandan a los países que concentren sus esfuerzos de conservación en las áreas de mayor biodiversidad. No se trata sólo del tamaño del área bajo protección, sino también de dónde están ubicadas esas zonas y de lo robusta que es realmente esa protección”, dijo Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Ambiente.

El Promotor de los Océanos de ONU Ambiente y nadador Lewis Pugh participó el 13 de diciembre desde la Antártida en una conferencia en vivo con los delegados reunidos en la Conferencia de la ONU sobre Biodiversidad en Cancún, México, y anunció su campaña Antártida 2020. La iniciativa busca asegurar AMP adicionales en áreas antárticas vulnerables, que abarcan cerca de siete millones de kilómetros cuadrados, aproximadamente el equivalente al tamaño de Australia. “Hemos entrado en una era de incertidumbre, en la que muchos logros de conservación se encuentran en riesgo. Es el momento de aprovechar nuestro éxito reciente en el Mar de Ross. Con el apoyo del público, creo que podremos lograr el más ambicioso plan de protección del océano en la historia”, dijo Pugh desde el helado mar de Bellingshausen, en la Antártida, donde nada en las aguas congeladas como forma de atraer la atención del mundo hacia la protección del océano.

En octubre, después de cinco años de negociaciones incentivadas por la “diplomacia Speedo” de Pugh, 1.57 millones de kilómetros cuadrados del Mar de Ross, un área más grande que el Reino Unido, Francia, Alemania e Italia juntos, fue declarada área protegida.

Otros anuncios

La Conferencia de la ONU sobre Biodiversidad en Cancún también ha visto anuncios espectaculares, liderados por la promesa de México de preservar otros 650.000 kilómetros cuadrados de tierra y mar y proteger casi una cuarta parte de sus aguas territoriales. Este compromiso incluye la creación de la Reserva de la Biósfera del Caribe Mexicano que cubre 57.000 kilómetros cuadrados, la mayor reserva de la historia de la nación.

Destaca también el compromiso de Camboya de duplicar sus áreas protegidas, que ahora cubrirán alrededor de un tercio de la superficie total del país. Los Emiratos Árabes Unidos han manifestado su intención de declarar 18 nuevas áreas protegidas, incluyendo cuatro marinas.

Actualmente, hay 14.859 AMP repartidas en 18.5 millones de kilómetros cuadrados de mar y océano, según las nuevas cifras publicadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y el Centro Mundial de Monitoreo de la Conservación de ONU Ambiente, que recopila datos sobre las áreas protegidas del mundo.

Sin embargo, las dos organizaciones han advertido que no todos los ecosistemas y áreas ricas en biodiversidad están igualmente representados, ni todas las áreas protegidas son manejadas eficaz o equitativamente. Según el informe Planeta protegido 2016 publicado en septiembre, solo un tercio de las ecoregiones marinas del mundo tiene más de 10% de sus áreas protegidas.

Los océanos del mundo son nuestra mayor fuente de proteínas, en tanto que más de tres mil millones de personas dependen de la biodiversidad marina y costera para subsistir. Cuando se manejan correctamente, las áreas marinas protegidas pueden aumentar la abundancia de peces y la biodiversidad.

Los estudios demuestran que las AMP efectivas, donde la pesca está prohibida, tienen el doble de especies de peces grandes, cinco veces más biomasa de peces grandes y 14 veces más la cantidad de biomasa de tiburón que las áreas donde sí se permite la pesca.

Puedes ver

Cumbre One Planet: “Los que no apuesten por una economía verde vivirán en un futuro gris”

Cumbre One Planet: “Los que no apuesten por una economía verde vivirán en un futuro gris”

El cambio climático representa el desafío más determinante de la época en que vivimos, pero ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *