Salud

Las urgencias más comunes en verano

Las urgencias más comunes en verano

El Dr. Carlos Rivera, médico jefe de la Unidad de Urgencia de Clínica Universidad de los Andes, detalla cuáles son las urgencias médicas más comunes en esta época y cómo tratarlas.

Traumatismos

La mayoría se asocia a accidentes de vehículos motorizados, porque aumenta la congestión en carreteras y balnearios. ¿Qué se debe hacer? Antes de prestar los primeros auxilios, es importante verificar si el lugar es seguro, si es necesario cortar el tráfico o si se debe alejar a los heridos del sitio del accidente, por ejemplo, en caso que haya un derrame de combustible o riesgo de descarga eléctrica. Luego, es necesario evaluar la escena del accidente según criterios de gravedad, tales como si hay fallecidos, si el habitáculo interior del vehículo sufrió una gran destrucción, si se activaron los airbags, si hay víctimas atrapadas o que hayan salido expulsadas del vehículo, si se produjo un volcamiento o una caída de altura, etc.

“Todos estos se consideran que son eventos traumáticos en que aumenta el riesgo de que se sufran lesiones de columna. En estos casos, lo más conveniente es no mover a la persona e incluso inmovilizarla con la ayuda, por ejemplo, de las manos”, explica el médico.

En el caso de la pérdida de sangre —una hemorragia grave puede llevar a la muerte— la compresión directa es la mejor manera de tratarla. Se puede utilizar la mano, un apósito, una gasa o cualquier objeto que la detenga. Las fracturas, en tanto, se deben inmovilizar lo antes posible, ya que “mientras más se mueve un hueso roto, más sangra y más duele”.

Asfixia

En el verano aumentan los casos de asfixia, por cuerpos extraños o por inmersión. Para tratar las asfixias por cuerpos extraños (juguetes, trozos grandes de alimentos, etc.) es imprescindible saber realizar la maniobra de Heimlich.

En el caso de las asfixias por inmersión, lo primero es verificar si la víctima respira. Si no lo hace, se debe iniciar de inmediato la resucitación cardiopulmonar y trasladar a un centro asistencial.

“No hay que intentar retirarle la ropa, porque mientras menos temperatura tenga, más se protege el cerebro. Tampoco hay que intentar sacarle el agua de los pulmones, porque las víctimas de asfixia por inmersión no tragan agua. El masaje cardiaco debe ser rápido, fuerte, en el área del centro del pecho, entre 100 y 120 veces por minuto”, detalla el Dr. Carlos Rivera.

Urgencias gastrointestinales

Durante el verano, la presencia de moscas, el mayor riesgo de que se rompa la cadena de frío de los alimentos y el aumento de consumo de productos comprados en las calles, son todos factores que explican que suban las intoxicaciones o infecciones gastrointestinales, que en algunos casos pueden ser muy serias. “Si la diarrea y los vómitos son muy intensos, si la persona no se ve bien o tiene mucho dolor, es necesario llevarla a un servicio de urgencia, porque puede resultar en algo más complicado. Si el afectado puede hidratarse por vía oral, es importante que ingiera tanto agua como electrolitos (sopa o bebida energética, por ejemplo), y evitar cualquier alimento pesado”, recomienda el médico.

Añade que la mayoría de estos cuadros requiere de cuidados por dos o tres días, durante los cuales se debe seguir una dieta liviana, blanda y sin residuos.

Quemaduras solares

La recomendación es hidratar muy bien a la persona, soltarle la ropa, fijarse si tiene heridas —porque en ese caso sería necesario llevarla a un servicio de Urgencia—, no aplicarle cualquier crema o loción y evitar la contaminación de las quemaduras. “Un indicador de que una quemadura es grave es que no duela, porque quiere decir que se ha quemado una capa mucho más profunda de la piel. También cuando se ubica en los pliegues, en las palmas de las manos, el cuello, cerca de la vía aérea o en la zona de los ojos”, señala el especialista.

Picaduras de insectos

En Chile hay dos picaduras de insectos que son preocupantes y eventualmente mortales: la de la araña del trigo y la de la de rincón. Esta última es más común, ya que es una especie de arácnido que es frecuente encontrar en los hogares. “Es bueno conocerla, buscar fotos de ella en internet para saber identificarla y, en caso de picadura, guardar la araña en un frasco y llevarla al servicio de Urgencia junto a la persona afectada, para que el personal clínico pueda corroborar que se trata de la de rincón”, aconseja el Dr. Rivera.

La picadura de araña de rincón es muy dolorosa y su característica principal es que en la piel se dibuja algo así como una diana con un reborde de un color, que con los días se va oscureciendo. Si la picadura de araña solo produce una reacción cutánea, puede ser complicado, pero no mortal; en cambio, cuando la picadura está acompañada por un malestar general y la orina cambia de color, se trata de un cuadro grave que debe ser visto por un especialista.

“Lo primero que hay que hacer es poner hielo sobre la picadura, porque así el frío inactiva el veneno y retarda o evita la aparición de los síntomas”, recomienda el médico.

Este consejo también puede aplicarse a las picaduras de abeja, aunque con ellas lo complicado es que si una persona es alérgica, puede presentar una reacción que puede poner en riesgo la vida si no se actúa rápido. “Los alérgicos a las abejas deben tener siempre a mano antihistamínicos o un antialérgico inyectable. Eso puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte”, advierte el Dr. Rivera.

Ataques de animales

Los perros vagos se ponen nerviosos y agresivos cuando son “invadidos” por los veraneantes. “En caso de mordedura, hay que lavar muy bien la herida con agua o suero si es que es posible, y acudir de inmediato a un servicio de Urgencia para vacunar a la persona y así protegerla de la rabia animal y del tétano”, afirma el especialista.

Haz click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

To Top

Send this to a friend