Salud

Expertos mundiales analizaron estrategias que mejoren la alimentación humana

Expertos mundiales analizaron estrategias que mejoren la alimentación humana

Un seminario internacional realizado en el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), de la Universidad de Chile, convocó a importantes científicos nacionales y extranjeros, quienes revisaron lo más avanzado en investigación e innovación en cuanto a grasas y aceites, con la idea de buscar caminos para mejorar la dieta de las personas.

En la oportunidad, el doctor en bioquímica del INTA, Alfonso Valenzuela, destacó la importancia de los llamados “lípidos estructurados”, que son grasas naturales de gran calidad —como las que se encuentran en la leche materna— y que ahora se pueden fabricar en el laboratorio porque se conoce exactamente su estructura. “Esto permitirá enriquecer alimentos con ácidos grasos omega-3 o fabricar aceites altamente nutritivos”, señaló el experto.

El investigador advirtió también que hay “un déficit enorme de consumo de ácidos grasos omega-3, pero particularmente del de origen marino. Como en muchos países, incluido Chile, comemos muy poco pescado, la búsqueda de maneras de aportar más omega-3 es un desafío”. La solución, según dijo, podría estar en los cultivos de microalgas ricas en ellos.

Insectos: una rica fuente de proteínas

Por su parte, el doctor Miguel Ángel Rincón, director de la Red INGENIO y profesor del INTA, puso de relieve el mapeo que su grupo de investigación está haciendo de las especies marinas chilenas y su contenido de grasas saludables, especialmente ácidos grasos omega-3. La idea es contar a futuro con una base de datos de acceso público, “donde tengamos detallada cada especie de pescado con su composición y biodisponibilidad de estos nutrientes omega-3”, explicó Rincón.

En tanto, el doctor José Luis Guil, catedrático de Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Almería, España, llamó la atención sobre el uso de insectos en la dieta del futuro. Tal como propone la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto a que los insectos son una rica fuente de proteínas que se debe usar para la alimentación de las personas, Guil propone mejorarlos aún más, añadiéndoles grasas saludables. “Queremos tener insectos similares a un pez, es decir, ricos en proteínas, en minerales y en omega-3, algo difícil de conseguir en animales terrestres de sangre caliente”, afirma.

El salmón de cultivo es más nutritivo

Por su parte, la doctora Narcisa Bandarra, del Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera de Lisboa, Portugal, resaltó las bondades nutricionales del salmón de cultivo, el cual tiene una calidad de alimentación permanente, sin variaciones estacionales como las que afectan a los salmones salvajes. Estos últimos, “pueden tener menos grasa y menos contenido de omega-3 que los pescados de acuicultura”.

Asimismo, dijo que la forma de cocinar el pescado afecta su calidad nutricional. “En términos culinarios la peor alternativa es freírlo, ya que se impregna con las grasas del aceite que no son las propias del pescado. Es preferible hacerlo al vapor o a la plancha, pero por poco tiempo para que no se queme y aparezcan sustancias dañinas para la salud. El consumo crudo como en el sushi es la mejor forma, a pesar de que los hábitos alimentarios de mucha gente no coinciden con esto”, detalla.

 

 

Lo más visto

Se permite reproducir y compartir los contenidos de este sitio con la sencilla condición de citar la fuente: Sustempo.com

Novedades en tu correo

To Top

Send this to a friend