Estudio de la U. de Talca ratificó el valor ecosistémico del arbolado urbano

Estudio de la U. de Talca ratificó el valor ecosistémico del arbolado urbano

Académicos de la Facultad de Ciencias Forestales de la U. de Talca crearon un índice de bienestar que define los lugares más favorecidos en cuanto a la contribución del arbolado urbano a la mitigación del cambio climático. Este es uno de los resultados de un proyecto de dos años de duración que estudió la influencia del arbolado de la ciudad en las variables ambientales de temperatura, humedad relativa, ruido, material particulado y radiación ultravioleta.

En términos generales, el proyecto —que financió el Fondo de Protección Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente— refrendó conocimientos sobre los beneficios del arbolado urbano en ese aspecto. Además, reunió información de utilidad para la toma de decisiones en el ámbito público respecto a soluciones de bajo costo en las ciudades y especialmente en las áreas de uso público, bajo la idea de ciudades sostenibles. “El árbol no solo es un elemento estético, sino que además provee servicios ecosistémicos en la ciudad  y debiera ser considerado de manera integral en la planificación urbana”, dijo el investigador responsable del proyecto, Mauricio Ponce.

Mediciones

Para estudiar el rol ambiental del arbolado urbano en la mitigación de diferentes fuentes de contaminación, Mauricio Ponce y su par Óscar Vallejos trabajaron en tres ejes de la ciudad de Talca: la mitad de la Alameda, la Diagonal en toda su extensión y la mitad de la Uno Sur, lugares que presentan diversos niveles de tránsito y coberturas arbóreas. Realizaron mediciones en tres periodos —noviembre a enero, abril a mayo y septiembre a noviembre, en tres horarios —mañana, mediodía y tarde— dos veces a la semana.

En total, lograron  1.968 registros, equivalentes a 15 mil 515 datos.  Los investigadores interrelacionaron variables,  y, por otro lado, construyeron un índice de bienestar (IB), resultado de la suma ponderada de las variables que estandarizaron debido a que tenían distintas magnitudes.

“Con la suma ponderada de estas variables, se determinó este índice. Por lo tanto, si la combinatoria da positivo, significa que hay más bienestar asociado a la conjugación de esas variables. El mayor fue casi 2,3 que es la situación ideal que pudimos registrar y hay situaciones que están en -1,3 asociado a baja cobertura arbórea.  Un índice más alto, significa que ese sector es superior en bienestar”, explicó Óscar Vallejos.

A juicio de los investigadores, las inmobiliarias plantan árboles para cumplir con lo que la ley exige en cuanto a porcentaje de áreas verdes y arbolado, pero no se responde a una necesidad de mejoras ambientales,

Sobre la responsabilidad de los municipios en este ámbito, Ponce afirmó que éstos “hacen mucho más de lo que se piensa” porque se hacen cargo de la mantención de todos los árboles. Uno de los organismos responsables, según indicó, es el  Serviu, que aprueba las propuestas de las empresas constructoras, pero lo hace sobre la base del cumplimiento de la norma que existe.

Una de las recomendaciones de los investigadores, tanto para el mundo privado como para el sector público, es considerar la producción de árboles de ciertas características —como el tipo de follaje— por su aporte ecosistémico en la ciudad y no solo de su atractivo.

En su estudio detectaron una abundancia de liquidámbar, un árbol de moda, pero que en opinión de los expertos no es muy recomendado sobre todo para aceras, porque sus raíces son muy superficiales y requiere mucha agua. Vallejos acotó que desde el punto de vista comercial es mejor tener zonas arboladas, ya que es mucho más atractivo caminar por estos lugares que por calles sin árboles.

Islas de calor

Entre los hallazgos efectuados por los ejecutores del proyecto, está el fuerte incremento del registro de radiación ultravioleta, uno de los efectos del cambio climático sobre el que el arbolado tiene un efecto de mitigación, al igual que sobre las altas temperaturas, el ruido, el material particulado y la humedad relativa.

Una de las áreas con mayor beneficio por la cobertura arbórea son los lugares identificados como islas de calor, que según explicó Mauricio Ponce, tienen  suelos muy duros y edificios cubiertos de cristales que generan reflejo y radiación de calor. “En esos lugares pude haber dos o tres grados más de temperatura en comparación con las zonas bajo sombra”, precisó. En Talca, una isla de calor es,  según este especialista, un sector de la calle 1 Sur, en el sector de las ex Escuelas Concentradas.

 

Puedes ver

Lanzan proyecto para enfrentar el cambio climático en la pequeña agricultura

Lanzan proyecto para enfrentar el cambio climático en la pequeña agricultura

Apoyar a los usuarios de Indap en el uso y manejo del agua en sus ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *