Políticas

Energías limpias: el desafío del nuevo gobierno

Energías limpias: el desafío del nuevo gobierno

Las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) están teniendo gran auge en el país, el que se ha mantenido sostenidamente en los últimos 10 años al pasar de menos del 1% de participación en la matriz energética en el 2006 hasta alrededor 15% que se alcanzará este 2017 y un 25% el 2020.

Estas cifras implican un gran desafío para las autoridades que conformarán el nuevo gobierno, quienes no solo debieran mantener estas cifras sino que hacerlas crecer, para poner a Chile al nivel de los países más desarrollados.

“El principal desafío del nuevo gobierno es mantener un marco regulatorio claro, que asegure la confianza de los inversionistas y establezca las bases para la inversión privada en este ámbito”, señala Nicolás Sanhueza, Proyect Manager de TRITEC-Intervento.

Agrega que, considerando lo anterior, el principal desafío radica en lograr que se incorporen de forma masiva los sectores vinculados a las pymes y a los sectores domiciliarios del país. Para lograr esto los puntos que debiesen mejorar serían:

  •  1- Continuar en la dirección de realizar un sistema aún más amigable para la certificación y conexión de las instalaciones de ERNC bajo la ley 20.571.
  • 2- Fiscalizar los plazos del proceso y respuestas de las distribuidoras eléctricas.
  • 3- Tender a igualar las tarifas de inyección y retiro de energía.
  • 4- Aumentar el límite de los 100 kW para optar a la ley 20.571, lo que permitiría hacer mucho más atractiva esta alternativa de energía básicamente por una economía de escala en el ítem EPC, produciendo ofertas de ERNC con tarifas equivalentes más bajas para instalaciones con consumos bajos y medios, logrando integrar definitivamente a la pequeña y mediana industria.

Más investigación y más inversión

Pero ¿qué es más importante a la hora de mantener el crecimiento de las ERNC en nuestro país? ¿Necesitamos más recursos o más investigación? A juicio de Sanhueza, en el contexto actual ambos factores son fundamentales. “Chile, al ser considerada una potencia en este tipo de energías a nivel mundial, entrega el ambiente propicio para poder realizar investigaciones, pruebas y servicios en las plantas generadoras, pasos que son altamente necesarios para poder realizar los proyectos de investigación y desarrollo en esta materia. Esto, sumado a presentar un mercado en auge, asegura que la implementación y bases de estas investigaciones sean viables, por lo que una inversión del estado en investigación más que ser necesaria, puede entregar una oportunidad al país del esperado salto a la creación de tecnologías locales, estando a la vanguardia en el desarrollo e investigaciones en ERNC, exportando estos conocimientos, tecnologías y servicios derivados de los proyectos de investigación, aportando al crecimiento y expansión extranjera del país en base al desarrollo de energías limpias y renovables”.

Respecto a una mayor inversión, el especialista asegura que no es preciso replicar los modelos internacionales, como el de la inversión de forma directa, con incentivos económicos o tributarios a empresas para la implementación de ERNC. Señala que de acuerdo a experiencias internacionales, este no sería el camino para Chile, ya que en el contexto actual el mercado se autosustenta por sí mismo, por lo que generar estos incentivos a las industrias o empresas puede crear un efecto contrario al que se desea conseguir, generando una dependencia de estos fondos y originando un mercado susceptible a colapsar al retiro de los subsidios.

“Una inversión indirecta del Estado, destinando estos recursos a los organismos públicos para generar políticas y leyes que incentiven el uso de estas tecnologías; realizar una regularización y marco normativo claro; fiscalizar el cumplimiento de plazos y tareas necesarias a realizar por las distribuidoras para permitir la conexión de las planta de ERNC y la realización de la difusión de la tecnología mostrando la viabilidad de esta alternativa energética con ejemplos claros, como las cubiertas de inmuebles públicos, son el camino que debemos seguir para un Chile sustentable”.

Tomando en cuenta esto, asegura que es totalmente necesario invertir en la instalación de ERNC en edificios públicos, como plantas solares fotovoltaicas, puesto que es una señal de confianza en la tecnología y permite mostrar con ejemplos y datos comprobables los beneficios de estos.

“El mercado de generadoras y los grandes grupos de inversionistas conocen perfectamente el modelo económico de las ERNC y tienen las capacidades para evaluar los proyectos, por lo que este segmento está maduro y avanzando en esta materia”, agrega.

¿El desafío entonces? Masificar esta tecnología e incorporarlas en pequeñas y medianas industrias y viviendas al interior de las ciudades y núcleos industriales, evitando las distancias entre las generadoras y los puntos de consumo y disminuyendo la contaminación evitando la generación de CO2. “Ante esto, contar con medidas de difusión por parte del Estado con plantas solares en sus inmuebles y velar por una normativa sólida que priorice esta tecnología se hace una necesidad en el camino de un Chile sustentable”, enfatiza.

Haz click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más visto

To Top

Send this to a friend