Dos chilenos innovan con golosina saludable para niños

Dos chilenos innovan con golosina saludable para niños

Ya existe bastante evidencia científica y estudios que acusan el grave problema que están padeciendo los niños chilenos: sobrepeso y obesidad. De hecho, un informe publicado este año por el INTA mostró que el 70% de los niños va a ser obeso a corto plazo, siendo Chile el país que ocupa el primer puesto en Latinoamérica en obesidad infantil y el sexto a nivel mundial.

Y como la necesidad impulsa la innovación, hoy llega un nuevo tipo de golosina que no posee los sellos de advertencia de la nueva Ley de Etiquetado y que combina buen sabor con productos naturales. Se trata de Jelti, un emprendimiento chileno que vio la luz el año 2012 gracias a la dedicación puesta por sus creadores y al apoyo que recibieron al adjudicarse un Capital Semilla de CORFO, lo que les permitió estar presente hoy en más de 100 salas de ventas a lo largo de todo el país.

Las Frutbols son bolitas elaboradas con un centro blando con deliciosas manzanas y arándanos del sur de Chile, cubiertas con chocolate. Por otra parte, Cerealbols son crocantes bolitas de manzanas acompañadas de arroz o quínoa y bañadas en chocolate. Ambos productos pueden ser elaborados con chocolate sin azúcar o chocolate belga 60% cacao, dependiendo de su formato. Cada porción mantiene los valores nutricionales bajo los máximos establecidos por las nuevas leyes chilenas.

Sustempo conversó con los creadores de este proyecto, Franco Massardo y Gonzalo Vega, para conocer las razones que los llevaron a poner su mirada en los niños chilenos y en la problemática de los padres a la hora de la colación diaria.

¿Cómo surgió la idea de Jelti?

Jelti nace para solucionar una serie de problemas que veíamos en el mercado. Inicialmente empezamos a buscar una solución para los almuerzos, para ese momento en que estás en la calle y solo te queda la opción de comida rápida o algo similar, nada que alimente mucho. Pero luego nos dimos cuenta que los que más sufren con la mala alimentación son los niños y sus padres, por no tener qué mandar de colación. Por eso pensamos en una golosina.

¿Cómo trabajan la fabricación de este producto? ¿Se apoyan con otra empresa en particular?

Sí, trabajamos con varias empresas que nos ayudan en distintas etapas del proceso o del producto en específico, partiendo por el desarrollo en que buscamos apoyo de la universidad, hasta las pruebas y producciones.

¿Cuáles son los beneficios que ustedes le otorgan a un producto como Jelti?

Jelti es una golosina que entrega algo, más que quitar algo. Con esto nos referimos a que no solamente son productos sin azúcar, sino que su composición y materias primas usadas entregan algo extra. En el caso de Frutbols, cada porción contiene la cantidad de fruta correspondiente a una manzana. Los Cerealbols poseen quínoa. Así, cada producto que trabajamos tiene que cumplir un rol, no solo quitar el hambre y que sea rico, eso es lo mínimo.

Dos chilenos innovan con golosina saludable para niños

¿Hubo muchas dificultades para sacar adelante este emprendimiento?

Cada paso que dimos con éxito llevaba consigo también errores y problemas. Es inevitable pasar por todos ellos y son necesarios para tener un producto que valga la pena comprar.

¿Dónde están disponibles sus productos hoy en día?

Hoy estamos con toda la línea en Jumbo y Tottus, y prontos a entrar a otros lugares. También con la línea de colaciones estamos empezando a estar en colegios, que inicialmente fueron el motivo de nuestra creación: ser una solución para los niños.

¿Qué tienen pensado para el futuro?

Sabemos que esto no puede parar. Tenemos una línea de productos buenos, desarrollados con la honesta intención de ser una solución para los niños y para personas que no quieren o no pueden comer otras golosinas. Pero esto solo nos deja la obligación de seguir avanzando en más productos. Nos falta aumentar la cobertura e iniciar las exportaciones, que son cosas que ya estamos trabajando.

A su juicio, ¿cuál es la clave para encantar a los niños con productos saludables?

A título muy personal, creemos que los niños tienen que ser niños el mayor tiempo posible y no pensar en si lo que comen es saludable o no. Esa es tarea de nosotros: los padres. Ellos no tienen por qué discriminar. Para ellos el sabor y las sensaciones lo son todo. La experimentación y el juego son parte de ellos, pero lo más importante es saber que son distintos. No sé si haya una clave para encantarlos a todos, pero sí entendemos que son diferentes y que para llegar a los niños nunca basta con una sola alternativa. Está bien que así sea… el resto es pega nuestra.

Puedes ver

Lanzan proyecto para enfrentar el cambio climático en la pequeña agricultura

Lanzan proyecto para enfrentar el cambio climático en la pequeña agricultura

Apoyar a los usuarios de Indap en el uso y manejo del agua en sus ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *