Destacan experiencia exitosa de Uruguay en desarrollo eólico

Destacan experiencia exitosa de Uruguay en desarrollo eólico

 

Por: Stephanie Cobo. 

La energía eólica es una fuente de energía renovable, no contamina, es inagotable y reduce el uso de combustibles fósiles, origen de las emisiones de efecto invernadero que causan el calentamiento global. Además, la energía eólica es una energía autóctona, disponible en prácticamente la totalidad del planeta, lo que contribuye a reducir las importaciones energéticas.

Un punto importante en relación a este tipo de energía es la complementación que ha logrado efectuar con la generación hidroeléctrica. Por ejemplo, los embalses de las hidroeléctricas funcionan muy bien con predicciones confiables en el corto plazo, pero son poco predecibles en el mediano y largo plazo. A diferencia de los parques eólicos, que son confiables en términos de rendimiento en el mediano y largo plazo, pero poco en el corto plazo. Asimismo, las normas establecen que para evaluar un recurso hidráulico se necesitan treinta años de medición, mientras que para el recurso del viento solo se precisa de uno.

Según el especialista técnico de la Comisión de Integración Energética Regional (CIER), Oscar Ferreño, la alta penetración de las ERNC en Latinoamérica se explica por “la solución que vieron en ellas los países que sufrieron crisis energéticas en la década anterior, como son el caso de Brasil, Chile, Uruguay y más recientemente Argentina”.

En el contexto del IV Seminario Iberoamericano de Energías Renovables, Ferreño señaló que la “buena experiencia de Uruguay descarta mitos como que la penetración de la eólica en la matriz está limitada o que su variabilidad la hace inmanejable”.

Y es que Uruguay será uno de los países más eólicos del mundo a fines de 2017. En la actualidad se encuentran operativos más de 1150 MW y se espera que otros 350, hoy en construcción, entren en operación durante el 2017. La cifra cubriría la demanda de energía en más de un 50%, modelo que espera replicarse en otros países de América Latina.

Las experiencias positivas de las ERNC en el caso uruguayo permiten desmitificar aprehensiones que impedían su masificación y la captura de nuevos inversionistas. Así, se ha logrado demostrar que la energía es de buena calidad y que su generación no es costosa. “Con 1100 MW ya instalados, el 2 de noviembre pasado la energía eólica alimentaba ya un 96% del consumo uruguayo. Con 1500 MW habrá muchos días y muchas horas donde la eólica cubra el 100% de las necesidades energéticas del país. La energía eólica dejó de ser una ayuda, para ser parte fundamental de la solución de los problemas energéticos”, sentenció Ferreño.

¿Qué pasa en nuestro país?

Según la información recabada por The Wind Power, en Chile existen hoy 29 proyectos de generación eólica, siendo los más grandes Cabo Leones (110 000 kW, 55 turbinas), El Arrayán (115 000 kW, 50 turbinas) y Talinay Oriente (90 000 kW, 45 turbinas), todos ubicados en la región de Coquimbo.

Sin embargo, estudios de la U. Católica a cargo del profesor Hugh Rudnick, indican que aún existen una serie de trabas para el desarrollo de este tipo de energía en nuestro país.

El académico identifica que la tramitación de permisos sectoriales sería una de las principales causas que ralentizan iniciativas en torno a la energía eólica, que si bien son una barrera transversal a todas las tecnologías de generación, la eólica es particularmente sensible a largos tiempos de tramitación debido al costo financiero.

Otro de los grandes desafíos, compartidos por otras ERNC, es la conexión a los sistemas de transmisión, especialmente en Chile por su larga geografía y distribución territorial. Finalmente, el factor financiamiento también ha sido un desincentivo para que más privados se interesen en la diversificación de la matriz energética nacional.

Puedes ver

Trabajo público-privado es fundamental para salvar al huemul

Trabajo público-privado es fundamental para salvar al huemul

  Por: Cristina González. Para muchas personas, la primera referencia que tenían del huemul era ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *