¿Por qué el desierto florido es tan especial?

¿Por qué el desierto florido es tan especial?

Desde agosto, algunos de los paisajes del norte de Chile, especialmente en la región de Atacama, comenzaron a mostrar imágenes multicolores gracias a la floración de especies tan variadas como sus nombres: relicario, flor del minero, amancay, azulillo, huilli, churqui, copao, garra de león amarilla, lirios de campo, napin, cardo santo, ortiga caballuna, té de burro, tupa, varilla, pakul, punar, rosita, tomatillo, viola de campo y tunilla.

Su maravilla multicolor produjo rápidamente un imán que cautivó la atención de muchos, convirtiéndose en una perfecta invitación para ser explorada. Para la secretaria de estudios de agronomía de la Universidad del Pacífico, Carmen Gloria Pizarro, más allá de presentarse como un destino para ser contemplado con un mero propósito turístico, el acceso al desierto florido permite analizar el privilegio de tenerlo.

“Este año 2017 se ha manifestado como uno de los fenómenos con más espectacularidad, por su duración, intensidad y belleza, siendo los dos primeros atributos medibles. Y el tercero queda a la voluntad de la sensibilidad del observador. Bien vale la pena destacarlo y aprovecharlo como una oportunidad, para valorar este patrimonio biológico de Chile”, señala la profesora.

Pero, ¿por qué tiene tanta importancia este patrimonio y por qué se puede suponer una condición única la del desierto florido? Carmen Gloria Pizarro lo explica:

  • Primero, es un fenómeno de enorme belleza que se circunscribe en un territorio donde impera un clima desértico litoral, interior y periférico. Al sur de Copiapó se presenta este efímero florecimiento en primaveras que reúnan las condiciones ambientales adecuadas, que incluso podrían superar los seis o siete años. En el mundo existen otros desiertos, otras lluvias, pero Atacama es única.
  • En segundo término, el desierto florido constituye un patrimonio genético único en su tipo. Está compuesto de especies que poseen genes adaptados para resistir años hasta que se den las condiciones ambientales, principalmente la humedad necesaria, para manifestarse un breve momento, fotosintetizar para acumular suficientes reservas y así resistir un nuevo y extenso período antes de despertar otra vez.
  • Como tercer punto, las especies que allí se desarrollan han tenido que hacer un largo trabajo de adaptación. Sin importar su tamaño o belleza, son producto de millones de años de evolución. Lograron adaptarse y ser exitosas en una franja acotada de un vasto territorio, en Atacama.

Interés biotecnológico

La especialista agrega que las diversas de especies que ahí persisten son potenciales organismos que pueden ser de enorme interés para el desarrollo biotecnológico chileno. “Entendiendo como tal poner al servicio del hombre principios activos, mecanismos biológicos o relaciones ecológicas, entre otros. Los objetivos pueden ser múltiples: desarrollar conocimiento científico puro, desarrollar tecnología para ser aplicada en ámbitos tan diversos como la salud, la alimentación, la industria energética, entre tantas áreas de la actividad humana”, sostiene.

Finalmente, y no por eso de menor importancia, las especies vegetales que podemos reconocer en este ecosistema no son las únicas poblaciones que emergen. “Tras ellas, o mejor dicho, bajo ellas existe todo un contingente de insectos, arácnidos y un microcosmos microbiológico que se ve beneficiado y emerge tan exuberante como el mar de pata de guanaco y añañucas que se pierden en el horizonte”, concluye.

Puedes ver

Transformando los desechos en oportunidades

Transformando los desechos en oportunidades

Henkel se asoció con The Plastic Bank, una empresa social que tiene como objetivo detener ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *