Economista propuso recurrir a cuotas para superar desigualdad de la mujer

Economista propuso recurrir a cuotas para superar desigualdad de la mujer

Partidaria del mecanismo de cuotas para promover de manera más efectiva la equidad de género se declaró la destacada economista y académica, Andrea Repetto, quien tuvo a su cargo la clase magistral pronunciada durante la inauguración del Año Académico 2017 de la Universidad de Talca.

“Avances y brechas: mujeres y la desigualdad en Chile” fue el título de la conferencia, en la que junto con mencionar los progresos en este ámbito, remarcó la necesidad de introducir algunos cambios desde las políticas públicas que favorezcan una mayor valorización de la mujer y sus roles en la sociedad.

En su clase magistral destacó los avances en materia de igualdad de la mujer, uno de los cuales es el incremento de la matrícula en educación superior, que supera el 50% del total, 10 puntos más que en 1990. De igual modo, mencionó que la participación laboral refleja también una evolución positiva por cuanto una encuesta INE estableció que la participación de la mujer, entre 25 y 59 años, supera el 55%, en comparación al 40% de 1988.

“La tendencia es clara, la participación de la mujer se ha ido elevando de manera sustancial en las últimas décadas, pero en cuanto a liderazgo, no ha permeado el mundo de la dirección de las empresas y de la política”, expresó, junto con precisar que solo el 6% del directorio de las empresas está constituido por mujeres, mientras que su presencia en el congreso es de un 15%.

En este contexto,  examinó el rol que la sociedad asigna a las mujeres, cómo las políticas públicas refuerzan tales aspectos y la necesidad de aplicar algunas herramientas de apoyo, en particular, a través de las cuotas de género, opción a la que se refirió con datos de la literatura académica.

Estudios

Entre otros antecedentes mencionó la Encuesta Bicentenario UC-Adimark, de 2015, según la cual el 53% cree que la familia se descuida si la mujer trabaja a tiempo completo —porcentaje que en 2007 fue de 64%—, y un estudio sobre el rol de la mujer en la empresa, realizado por la Sofofa en 2016, cuyos entrevistados dijeron en un 53% que preferían una jefatura ejercida por un hombre.

“Eso permea la forma en que interactuamos”, enfatizó. Como ejemplo, observó que profesores de enseñanza básica creen que los niños tienen mejores expectativas en matemáticas que las niñas. También entregó ejemplos de cómo esa visión permea la política pública, específicamente en artículos del Código del Trabajo sobre pre y postnatal destinado a la mujer y solo en las últimas seis semanas como opción para el padre. De igual forma aludió al artículo 199 sobre licencia médica para la mujer trabajadora, en caso de enfermedad grave del hijo menor de un año.

“La reforma que entró al Congreso se refiere en parte a quién cuida al hijo que padece de una enfermedad catastrófica”, explicó, a la vez que destacó la oportunidad introducir un cambio favorable.

Política de cuotas

A juicio de Andrea Repetto, una herramienta efectiva para solucionar este problema de desigualdad es el sistema de cuotas que pueden intervenir directamente para promover la representatividad de ciertos grupos. En política, analizó los casos de India y Suecia con positivos resultados en cuanto a eficiencia en la solución de problemas, menos corrupción, cambio en las expectativas de los padres respecto a sus hijas y cierre de la brecha de escolaridad, en el ejemplo de India.

Respecto a Noruega, abordó la disposición sobre cuotas en directorio de empresas, que establece que en una sociedad anónima, al menos el 50% de sus directivos deben ser mujeres.

“El sistema de cuotas ha demostrado que estas son efectivas, sobre todo  en que las políticas públicas estén más alineadas con las preferencias de las mujeres, que son distintas. Las cuotas no son un problema para la meritocracia, que es la gran duda. Sabemos que las cuotas terminan elevando las capacidades de quienes son los representantes tanto de los hombres como de las mujeres”, recalcó.

 

Al mismo tiempo, abordó algunos progresos que se han producido en el país en cuanto a la ley de cuotas para candidaturas parlamentarias y presencia de la mujer en mesas negociadoras sindicales.

Sostuvo, además, que la academia puede intervenir como la hace Ingeniería de la Universidad de Chile, al priorizar 40 cupos de mujeres en lista de espera.

La destacada economista observó que Chile es un país muy desigual y las soluciones “en buena parte pasan por otorgar mayor equidad a las mujeres”.

 

Puedes ver

Lanzan proyecto para enfrentar el cambio climático en la pequeña agricultura

Lanzan proyecto para enfrentar el cambio climático en la pequeña agricultura

Apoyar a los usuarios de Indap en el uso y manejo del agua en sus ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *