COP21: ¿Acuerdo climático en la medida de lo posible?

COP21: ¿Acuerdo climático en la medida de lo posible?

Tan cerca, tan lejos. La postergación del acuerdo global sobre cambio climático para mañana sábado 12 de diciembre refleja lo complejo que es transformar un paradigma cuando existen fuertes intereses económicos, principalmente de los países dependientes de los hidrocarburos y de aquellos que no logran visualizar un nuevo modelo de desarrollo económico donde la “suciedad y la contaminación” no sean necesariamente parte de los costos inexorables de este proceso. Una mirada con retrovisor sobre lo que hicieron otros países para alcanzar el desarrollo desde la Revolución Industrial hasta ahora, tal vez les impide creer que es posible dar un salto evolutivo y tomar las oportunidades que ofrece una economía más limpia, la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías.

Hasta ahora, lo que ha trascendido acerca de las negociaciones no permiten ilusionarse con un acuerdo demasiado audaz. Por ejemplo, Mohamed Adow de la ONG Christian Aid, ha dicho que “en este proceso hemos tenido muchos países demostrando su apoyo por el 1.5°C, desde los más pobres, los más vulnerables hasta los países desarrollados. Pero lo que estos países no nos dicen es qué harán para lograr este 1,5°C que permita cambiar a una trayectoria ambiciosa de reducción de emisiones”.

Al parecer, las buenas intenciones no serán más poderosas que el realismo político, como ha ocurrido tantas  veces. Pero, mirando el vaso medio lleno, los 195 países que participan en la 21° Conferencia de las Partes (COP21) tienen claro que el único camino que es totalmente inválido es permanecer tal cual y el “no hacer” frente a la amenaza del cambio climático sobre nuestro planeta. El crecimiento con desarrollo social y protección del medio ambiente son desafíos demasiado importantes como para darse tan rápidamente por vencidos.

Los representantes de los países ya tienen en sus manos una nueva propuesta o borrador del acuerdo global sobre cambio climático que aún debe ser validado. Sobre el contenido de este texto, ConexiónCOP analizó sus principales aspectos:

Financiamiento: El mayor logro del documento en el tema de financiamiento es que establece claramente la responsabilidad de los países desarrollados para proveer apoyo financiero a los países en desarrollo, para mitigación y adaptación. Además, especifica que el aporte financiero de las naciones en desarrollo solo será voluntario. En esta nueva versión se han descartado las opciones en discusión en el anterior borrador, quedando solo una.

El nuevo texto especifica también que debe existir predictibilidad sobre el financiamiento y que se debe contar con información cuantificable de los aportes de los países. Este último punto fue un fuerte pedido por parte de los países en desarrollo.

Pérdidas y daños: El nuevo borrador presenta dos opciones. La primera, de solo tres líneas, reconoce la importancia del tema, pero no establece acciones específicas. La segunda opción, por su parte, describe de manera precisa los temas en los que se debe orientar la acción en cuanto a pérdidas y daños, por ejemplo: los sistemas de alerta temprana, los seguros climáticos, las evaluaciones de riesgos y las pérdidas no económicas.

El segundo punto de esta opción incluye además una mención expresa a que las partes generarán mecanismos de apoyo de manera cooperativa, pero de manera tal de no involucrar responsabilidades legales o compensaciones. Esta falta de claridad constituye una debilidad latente en este texto.

1,5°C o 2°C: Actualmente, el acuerdo propone el objetivo de mantener el incremento de la temperatura global “muy por debajo de los 2°C”  -comparados con los niveles pre industriales-, y establece desarrollar esfuerzos para limitar el incremento de la temperatura hasta 1.5°C.  Esta redacción cuenta con una sola propuesta, a diferencia de la versión anterior en la que se contaba con tres distintas.

Metas a largo plazo: En este tema, que especifica concretamente como llegar a la meta del 1,5°C o 2°C , las opciones se redujeron a solo una. Este nuevo texto se basa en que la neutralidad de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) se alcanzará en la segunda mitad del siglo. Los países tratarían de alcanzar el tope de GEI “lo más pronto posible”, para luego “emprender reducciones rápidas”, reconociendo que ese máximo tomará más tiempo de alcanzar a los países en desarrollo. De otro lado, la opción de descarbonización fue removida del texto.

Transparencia: Mientras otros puntos del acuerdo se han vuelto más concretos, el tema de transparencia no ha traído mayores consensos. Según indica el grupo Climate Trackers, “todavía hay opciones robustas sobre la mesa en cuanto a transparencia que toman en cuenta las diferentes capacidades de los países, pero el texto actual presenta demasiadas opciones y queda un largo camino para lograr un mecanismo realmente transparente”.

Derechos humanos: El tema de derechos humanos ha quedado únicamente en el preámbulo como concepto marco y ha sido removida del cuerpo operativo del acuerdo.

 

 

 

 

 

 

 

Puedes ver

Transformando los desechos en oportunidades

Transformando los desechos en oportunidades

Henkel se asoció con The Plastic Bank, una empresa social que tiene como objetivo detener ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *