Con nueva tecnología monitorean al gato andino

Con nueva tecnología monitorean al gato andino

Con la finalidad de aprender a monitorear al gato andino (Leopardus jacobita) y su ambiente, guardabosques de CONAF de la zona norte del país, llegaron hasta la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal en la Región de Tarapacá para capacitarse sobre el uso de cámaras trampa, que serán usadas en diversas áreas silvestres protegidas. Este felino es el más amenazado de Latinoamérica y uno de los menos conocidos del mundo.

Las cámaras trampa son una tecnología que permite captar imágenes del animal cuando cruza un censor (como se aprecia en la foto) y que, luego, son analizadas por los investigadores.

El taller fue encabezado por miembros de la “Alianza Gato Andino” (AGA), organización internacional conformada por investigadores de Argentina, Perú, Bolivia y Chile, países donde se distribuye este felino. Además, participó el estadounidense Jim Sanderson, Doctor en Matemáticas de la Universidad de Nuevo México y en Ecología y Conservación de la Universidad de Florida.

En 20 años, el experto solo ha visto 3 gatos andinos, dos en Chile y uno en Bolivia, precisando que muchos de los investigadores jamás han podido divisar a esta especie.

Conservación

El gato andino es una especie muy rara y especial. E la región de Tarapacá, gracias a la instalación de cámaras trampa en el Parque Nacional Volcán Isluga y en el sector del Salar del Huasco, fue posible obtener un registro y determinar por primera vez su presencia en esta zona.

Este felino, que habita entre los 3500 y 5500 msnm, es una de las especies más esquivas del mundo. Las amenazas causadas por las poblaciones humanas, como la persecución directa, la eliminación completa de alguna presa -como el caso de la chinchilla en zona central- y la alteración del hábitat natural, han causado que su área de distribución esté fragmentada y disminuida.

Por ello, abordar las necesidades de conservación de este pequeño felino silvestre es fundamental. Se estima que su población no sobrepasa los 2.500 ejemplares en toda la zona cordillerana de Argentina, Bolivia, Chile y Perú. Para aunar esfuerzos, Jim Sanderson, ayudó a fundar AGA, organización que encabeza los esfuerzos por contribuir al conocimiento y conservación del gato andino y su hábitat, mediante estrategias innovadoras de investigación, participación comunitaria y apoyo en la gestión de áreas silvestres.

“Para nosotros es fundamental que este grupo de investigadores capaciten a nuestros guardabosques en el uso de esta tecnología y así poder sumarnos a la conservación de esta especie. En nuestra región se han instalado 11 cámaras trampa y de ellas hemos obtenidos importantes registros que nos permiten conocer el grado de distribución en nuestro parque y zonas de interés”, explicó Julio Barros, director regional de CONAF Tarapacá.

Puedes ver

Sernageomin llama a no generar alarma innecesaria sobre falla San Ramón

Sernageomin llama a no generar alarma innecesaria sobre falla San Ramón

Respecto a informaciones divulgadas en diversos medios de comunicación sobre el documento publicado por la ...

One comment

  1. Muy buen artículo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *