Ciudades amables con el ciclista… ¡un sueño posible!

Ciudades amables con el ciclista… ¡un sueño posible!

 

Por: Víctor Jofré. 

En Chile, una de cada seis personas posee una bicicleta. Sin embargo, para muchos existe falta de motivación para usarla, lo que se produce por una serie de factores: falta de infraestructura, educación, hábitos, conciencia, visibilidad, entre otros.

Con el objetivo de ayudar a que las ciudades del mundo sean más amigables con las bicicletas y producir un cambio a nivel mundial, pasando desde una industria automotriz a una bicimotriz, surge Kappo Bike, una aplicación (app) que busca motivar a la gente a usar este medio de transporte.

Sustempo conversó con Iván Páez, fundador de la empresa, para conocer su opinión sobre esta aplicación y el futuro del uso de la bicicleta en nuestro país.

¿De qué manera quieren lograr que las personas usen más su bicicleta?

Para lograr este objetivo utilizamos técnicas de gamificación, una forma de enseñar a través de medios lúdicos, educándolos y prontamente entregándoles “Navegación Segura Inteligente”.

Además, hemos sintetizado una fórmula social que permita que cualquier ciudad del mundo sea más amigable con las bicicletas en menos de cinco años. La fórmula consiste en que si se incrementa el uso de la bicicleta, primero el automovilista está más consciente de que los ciclistas existen y empieza a tener mucho más cuidado cuando interactúa con ellos. Esto aumenta la sensación de seguridad, lo que atrae a más personas a usar la bicicleta que ya tienen como medio de transporte. Segundo, el gobierno está más dispuesto a invertir en infraestructura ciclista de calidad para hacerse cargo de esa demanda que va en aumento.

Este tipo de método permitió a Dinamarca convertirse en uno de los mejores países del mundo para andar en bicicleta. Además, hoy tenemos usuarios en 200 ciudades de 50 países de todo el mundo utilizando nuestra aplicación.

¿Las empresas privadas están interesadas en promover este tipo de transporte en sus trabajadores?

Ocurre que el 90% de los viajes que se realizan en cualquier ciudad son personas transportándose desde y hacia sus lugares de trabajo, por lo que si queremos cambiar la forma en que las urbes se movilizan el mundo privado tiene un rol fundamental.

Hemos identificado que las empresas, muchas veces, ven la bicicleta como un riesgo debido a la potencialidad de accidentes de trayecto. Es por ello que lo que les ofrecemos es una plataforma que les ayude a ver a la bicicleta no como un riesgo, sino como una inversión, llamada “Cool Place to Bike”. Consiste en que las empresas motiven a sus empleados a moverse en bicicleta hacia el trabajo. Esto se logra haciendo competir sanamente y reconociendo públicamente el esfuerzo de las compañías en ello.

Además, la empresa recibe mensualmente un reporte de impacto con métricas sobre los kilómetros que sus empleados registraron, traducido en CO2 no emitido al ambiente, litros de combustible que dejaron de consumirse, además de calorías quemadas traducidas en empanadas o mote con huesillos.

Las empresas incluyen este reporte en sus memorias anuales, como una muestra concreta y retorno sobre sus inversiones en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y bienestar de los trabajadores.

Ciudades amables con el ciclista… ¡un sueño posible!

¿En qué consiste el tema del flujo en ciudades?

Los ciclistas urbanos se comportan más parecidos a un peatón que a un automóvil. Esto significa que si la infraestructura no está bien diseñada buscarán una alternativa para moverse. Nosotros procesamos todos los viajes que se registran en la app y se le entregan, de forma anónima, a los gobiernos del mundo en forma de consolas de analítica. En ellas pueden ver cómo se mueven los ciclistas en tiempo real para ayudarlos a comprender flujos, patrones, preferencias y necesidades. Con esto buscamos que las inversiones se realicen en los puntos más óptimos de la ciudad, donde la gente los va a utilizar, lo que aumenta la sensación de seguridad y  motiva a que más gente use la bicicleta que ya tiene.

¿Cuáles son los puntos más destacados de Kappo Bike?

Kappo alinea y potencia los esfuerzos que ya realizan, los tres actores de las ciudades: ciudadanos, gobiernos y empresas con el objetivo de cambiar ciudades. Esto no es simple, el punto más destacado es que nos enfocamos en hacer que los productos sean muy simples para nuestros usuarios, pero detrás hay mucha inteligencia, ingeniería y psicología.

Usamos siempre las nuevas tecnologías y nuevos conceptos para lograr nuestro objetivo: tener un mundo más amigable con las bicicletas.

¿Han tenido apoyo de organizaciones privadas o públicas?

Corfo ha sido importantísimo en nuestro camino. También hemos recibido ayuda de ImagineLab, Microsoft, Premios Avonni e incluso del gobierno de Dinamarca, quienes son nuestros clientes en la actualidad.

Ciudades amables con el ciclista… ¡un sueño posible!

¿Piensan incorporar más ciudades en Chile?

En Chile trabajamos con más ciudades aparte de Santiago. De hecho tenemos un acuerdo de colaboración con el Ministerio de TransporteS, por lo que nuestra misión es ayudar a que todo Chile se convierta en un país promotor del uso de la bicicleta.

¿Qué cosas están bien y qué cosas faltan para que en Chile se dé un verdadero desarrollo ciclista?

Chile va bien encaminado, se ha notado un cambio radical en los últimos años en todos los niveles. Desde los ciudadanos que son los más motivados y, a ojos de nosotros, los héroes de la ciudad, hasta los gobernantes que están viendo la bicicleta como un medio de transporte válido y no como algo recreacional de fin de semana. Ahora bien, faltan más empresas, y por ello estamos trabajando duro en esa área. Vemos que falta inversión en infraestructura y comodidades para que la gente vaya en bicicleta a su trabajo. Esto trae mucho retorno en las áreas de productividad, ausentismo laboral y compromiso con la empresa. Debemos seguir el ejemplo del Banco de Chile, quienes tienen el mejor estacionamiento de bicicletas de Sudamérica, algo increíble que solo he visto en empresas europeas y que ha logrado que muchos talentos prefieran trabajar allí y que sus trabajadores sean los más motivados.

¿Qué planes tienen para el futuro próximo?

Si bien llevamos solo tres años, estamos recién comenzando. Tenemos un plan súper ambicioso al 2020: estamos trabajando para mejorar nuestros productos, añadir funcionalidades 100% orientadas al ciclismo urbano, crear productos y categorías nuevas que nos posicionen como un actor relevante a nivel mundial y, por sobre todo, lograr nuestro objetivo: que más gente use su bicicleta y que nuestras ciudades se transformen en ciudades más humanas, tranquilas y con seguridad suficiente para este tipo de transporte.

 

Más información en www.kappo.bike

 

Puedes ver

Trabajo público-privado es fundamental para salvar al huemul

Trabajo público-privado es fundamental para salvar al huemul

  Por: Cristina González. Para muchas personas, la primera referencia que tenían del huemul era ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *