Chilescopio lanza nueva radiografía de los chilenos

Chilescopio lanza nueva radiografía de los chilenos

Chilescopio dio a conocer los resultados de su estudio 2016 sobre tendencias de los chilenos con la temática: ¡Estamos chatos de estar chatos! Los resultados siguen mostrando un fuerte centralismo de los chilenos en la vida privada o individualismo, por sobre la vida colectiva o comunitaria. Esto se expresa en que la familia (88%), la pareja (66%) y el trabajo (64%) siguen siendo los ámbitos de la vida considerados más relevantes. En cambio, los aspectos más colectivos de la vida, como la ciudad o comuna (41%), la religión (31%) y la política (15%), tienen una importancia significativamente más baja.

Los resultados de indican también que los chilenos somos más críticos de la sociedad en la que vivimos y menos felices en general. Sólo el 59% se siente satisfecho con su vida, con una disminución de 6 puntos porcentuales respecto a la misma pregunta el año anterior. Además, la satisfacción que se declara tener con la forma de ser de los chilenos y de la sociedad en la que vivimos, alcanza solo un 35%, siendo los más críticos los jóvenes y quienes residen en las grandes urbes del país (Gran Santiago, Gran Valparaíso y Gran Concepción).

Adicionalmente, la visión crítica de los chilenos respecto de cómo funciona y se desarrolla el país sigue creciendo. El porcentaje de chilenos que declara estar muy o totalmente satisfecho con el país en general alcanza solo un 25%. En el 2013, 2014 y 2015 esta misma cifra fue de 60%, 42% y 35%, respectivamente. Además, solo un 19% está de acuerdo o muy de acuerdo con la frase “en este país todos tenemos las mismas posibilidades para progresar” y un 18% con “las reglas y el modelo que rigen el funcionamiento de nuestro país son las adecuadas”.

Con esta visión más negativa, crecen de manera significativa las expectativas de cambio en el país: un 68% declara que el país debe realizar grandes cambios, un 29% que debe realizar algunos cambios y un 0% que no se debe realizar cambios. Estas mismas afirmaciones alcanzaron el año pasado un 58%, 41% y 1%, respectivamente. “Si bien mantenemos aún una satisfacción razonable con lo que ocurre en nuestra vida privada, somos muy críticos de cómo funcionamos colectivamente. No estamos ni contentos con cómo funciona y se desarrolla el país ni en la forma en que nos relacionamos entre nosotros. El gran desafío es, entonces, lograr una mayor representatividad del país que construimos y de fortalecer nuestra alma colectiva”, declara Patricio Polizzi, Director General de la consultora Visión Humana.

Tendencias en el estilo de vida de los chilenos

Este individualismo se ha expresado en una creciente mediatización del tiempo libre de los chilenos, donde las actividades más frecuentes que se realizan durante estos momentos son: ver televisión (87%), conversar por teléfono (79%), navegar por internet (70%), escuchar la radio (66%), escuchar música en diversos medios (57%) y ver películas o series por TV, internet o sistema de videos en línea (54%).

Los temas que convocan el interés de la mayoría de los chilenos giran en torno a 5 grandes aspectos: la música (83%), el bienestar y la vida sana (82%), el contacto con la naturaleza (74%), la alimentación (72%) e internet y redes sociales (70%). Por otra parte, dentro de los temas que convocan el menor interés están: lectura de libros (55%), el ejercicio físico o hacer deporte (54%), las artes y cultura (45%), la religión (45%) y la política (34%). Sin embargo, la política es un tema que sube en interés respecto del año pasado donde solo registró un 28%.

Tendencias en el vínculo con el consumo

Desde una perspectiva económica, la percepción de la situación actual se ha visto menos afectada que la visión que se tiene del futuro. Es así, como un 47% declara que su situación económica actual y la de su familia es buena o excelente, lo que no varía significativamente respecto de la observada el año pasado (que fue de un 49%). En cambio, un 51% declara que su situación económica y la de su familia en cinco años más será mejor que ahora, cifra que sí baja significativamente respecto del año pasado (que fue de 57%).

La confianza hacia las empresas, las marcas y la publicidad experimenta una baja significativa al ya bajo nivel que se había obtenido en años anteriores: de un 23% que en el 2015 declaraba creer en las empresas, baja a un 17%; de un 27% que en el 2015 indicaba confiar en las marcas, bajó a un 20%; y de un 20% en el 2015 que señalaba confiar en la publicidad, bajó a un 17%. “Las empresas y las marcas en general no han logrado encontrar aún la fórmula para recuperar la confianza de los consumidores chilenos. Esto significa que las relaciones de los consumidores con las empresas y marcas seguirán siendo a la defensiva y sustentadas en la suspicacia, lo cual afectará la credibilidad de cualquier inversión comercial y de marketing que hagan”, declara Patricio Polizzi.

Dada la situación económica más restrictiva y la desconfianza imperante, el consumidor chileno se plantea desde una lógica más eficiente en sus actitudes de consumo. Es así como las actitudes de consumo que más representa a los chilenos son: “prefiero comprar marcas que conozco y que me han dado un buen resultado en el pasado” (69% declara estar de acuerdo o muy de acuerdo con esta frase), “antes de comprar, siempre cotizo y comparo precios” (67%) y “me cambio de lugar de compra cuando hay una promoción” (65%). En cambio, un menor porcentaje de personas se sienten identificadas con frases como “considero un paseo y una entretención salir a vitrinear” (47%) o “siempre que voy de compras termino comprando algo no programado” (46%). Sin embargo, lo que resulta un poco más aceptable es vincular el consumo o la compra como medio de autorecompensa, expresado en que un 58% declara estar de acuerdo o muy de acuerdo con la frase “acostumbro a premiarme de vez en cuando comprándome algo”.

Consumo consciente

El consumo consciente, que se expresa en preferir marcas o empresas comprometidas con la comunidad, alguna causa social y/o cuidado del medio ambiente, representa cerca del 43% de los consumidores chilenos. Esta actitud se muestra significativamente más presente en las mujeres respecto de los hombres (46% y 39%, respectivamente), y menos presente en las personas de edad superior a 60 años (36%) o de nivel socioeconómico más bajo (38%).

Puedes ver

Energías limpias: el desafío del nuevo gobierno

Energías limpias: el desafío del nuevo gobierno

Las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) están teniendo gran auge en el país, el que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *