Chilesaurus diegosuarezi llega al Museo Nacional de Historia Natural

Chilesaurus diegosuarezi llega al Museo Nacional de Historia Natural

Con el objetivo de poner en valor el patrimonio paleontológico de nuestro país, el director del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), Mario Pereira, junto a su par del Museo Nacional de Historia Natural de Chile, Claudio Gómez, oficializaron el proceso de entrega de los fósiles del Chilesaurus Diegosuarezi, el que formará parte de la colección de paleontología, ya que el museo es el depositario oficial de todos los holotipos.

El vertebrado vivió hace más de 145 millones de años en la Patagonia chilena. Los fósiles fueron descubiertos en 2004 cerca del lago General Carrera, en la zona de Mallín Grande, descubrimiento que se materializó gracias a un proyecto Fondecyt patrocinado por el Sernageomin. Este dinosaurio, bautizado así por Diego Suárez, el niño de siete años que lo descubrió, está clasificado como un terópodo, un herbívoro que podía alcanzar hasta tres metros de largo.

“Que este espécimen, que ha sido catalogado como uno de los descubrimientos paleontológicos del siglo, esté en nuestro museo compartiendo casa con otro dinosaurio clave como el Pelagornis chilensis, es motivo de orgullo pero también una gran responsabilidad, pues debemos custodiarlo y cuidarlo para que las próximas generaciones lo puedan conocer”, señaló Gómez.

Características del Chilesaurus

La particularidad de la especie descubierta es su parecido con varios dinosaurios extintos, lo que confirma según los expertos la convergencia evolutiva, como se conoce al fenómeno biológico y genético mediante el cual especies sin parentesco tendían a parecerse a causa de condiciones ambientales y alimentarias comunes.

En este caso, el Chilesaurus tenía una cintura pélvica similar a la de los ornitisquios, dinosaurios con cadera de ave, grandes patas traseras y cuatro dedos, mucho más parecidos a los sauropodomorfos primitivos que a los terópodos, más delgados y con tres dedos. Sus dientes son muy cercanos a los de los dinosaurios primitivos, dotados de un gran cuello porque durante millones de años tuvieron un régimen de alimentación comparable.

La mano es semejante a la hallada en sauropodomorfos basales, donde la primera falange del dígito 1 es robusta y corta y fuertemente torcida a lo largo de su eje principal. En la pelvis, el pubis está totalmente retrovertido (condición parecida a los dinosaurios ornitísquios basales, tericinosaurios y dromaesosáuridos, el grupo de saurisquios que da origen a las aves).

El tobillo es semejante a los vistos en saurisquios basales y no en terópodos derivados, ya que su proceso ascendente del astrágalo es bajo, mientras que el proceso ascendente del astrágalo en tetanuros es una amplia lámina que sube por la tibia.

La pata es corta y ancha, con un dígito bien desarrollado. Esta condición de tretradáctilo es semejante a la encontrada en sauropodomorfos tempranos (dinosaurios donde se encuentra el famoso brontosaurio), ornitisquios y tericinosaurios.

Puedes ver

Presentan problemáticas del agua a candidatos presidenciales

Presentan problemáticas del agua a candidatos presidenciales

A dos meses de las elecciones que definirán al próximo Gobierno, Escenarios Hídricos -iniciativa que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *