Opinión

Cáncer colorrectal: por un programa nacional de pesquisa temprana

Cáncer colorrectal: por un programa nacional de pesquisa temprana

El 31 de marzo se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer de Colon, volviendo la necesidad de fortalecer la prevención y hacer un llamado a la comunidad para detectar a tiempo este mal.

La frecuencia del cáncer colorrectal (CCR) ha experimentado un crecimiento progresivo, especialmente en poblaciones de nivel socioeconómico medio y alto, de influencia genética europea o de oriente medio. El cáncer colorrectal se ve algo más en varones, tabáquicos, obesos y en forma más frecuente según avanza la edad.

La mayor sobrevida de la población y los cambios de la dieta han incidido en su aumento. Hablamos de una dieta de riesgo representada por un alto consumo de grasas animales y bajo consumo de fibra y vegetales frescos.

El CCR es responsable en forma creciente de la mortalidad por cáncer en Chile, alcanzando 17 por cien mil de incidencia y 9 por cien mil de mortalidad. Si sumamos todos los cánceres digestivos (gástrico, vesícula biliar, colorrectal, hígado, esófago y páncreas) se alcanza al 44,5% de la mortalidad global por cáncer.

Para el cáncer colorrectal existen grupos identificados de mayor riesgo y, por otro lado, existen aquellos sin antecedentes que aumenten su riesgo, salvo el envejecimiento, ya que a los 50 años se eleva de forma exponencial la curva de incidencia. Estos grupos debieran ser el objetivo del profesional clínico y de los planes preventivos de cáncer de colon en nuestro país.

Este tipo de cáncer afortunadamente tarda bastante en alcanzar etapas avanzadas y en un porcentaje elevado de casos presenta lesiones previas benignas (pólipos), que con la evolución se transforman en cáncer. Estas lesiones pre-malignas pueden ser detectadas y extirpadas en etapas iniciales, evitando así el desarrollo de la enfermedad.

La pesquisa del CCR implica el uso de métodos diagnósticos simples para identificar a aquellas personas que tienen un pólipo adenomatoso o un cáncer, idealmente en etapa precoz. En este sentido, urge una campaña efectiva para evitar el CCR, entregando medidas de detección precoz y prevención a la población en riesgo.

La detección precoz de pólipos adenomatosos es más barata que el tratamiento de pacientes con cánceres en etapas avanzadas. Se diagnostican 3.000.000 casos nuevos de cánceres digestivos al año en el mundo y en este mismo periodo fallecen 2.200.000 personas.

Abordar la prevención del cáncer colorrectal como un problema de Salud Pública, con un programa masivo y nacional de pesquisa es el mecanismo más asertivo. Puede estudiarse con colonoscopia, examen de prevención que permite a la vez la extirpación de los pólipos precancerosos; o bien detectando hemorragias en deposición para “filtrar” a aquellos positivos para la colonoscopia.

 

Lo más visto

To Top

Send this to a friend