Ciencia

Bacteriófagos: solución sustentable para plagas de árboles y enfermedades del salmón

Bacteriófagos: solución sustentable para plagas de árboles y enfermedades del salmón

Que la producción chilena tenga una cara más verde. Ese es uno de los objetivos de dos proyectos realizados por investigadores del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) a partir de los fagos, elementos presentes en la naturaleza que son capaces de —literalmente— comerse las enfermedades de plantas y animales, sin generar efectos negativos para los seres humanos.

“Los fagos son probablemente la entidad biológica más abundante del planeta. Son virus que afectan bacterias. Hay una gran abundancia de fagos principalmente en las aguas. Lo que hacemos es buscar aquellos que son específicos contra las bacterias del salmón y la peste negra del nogal”, explicó el investigador Jaime Romero respecto al recurso natural que están utilizando para combatir enfermedades a partir de la fagoterapia.

En esta técnica de control biológico los fagos abren la bacteria, se insertan dentro de ella como un parásito y hacen que solamente produzca fagos, hasta que revienta de tanto fago que lleva adentro. ¿La ventaja? Al contrario de los antibióticos que destruyen sin discriminar, los fagos son selectivos y actúan como llave y cerradura en los agentes negativos.

Los fagos fueron descubiertos a inicios del siglo pasado, donde se utilizaron en la medicina sin muchos resultados. Solo algunos países de la ex Unión Soviética continuaron aplicándolo en esta disciplina y hoy Georgia es uno de los que ha avanzado en su utilización en salud humana.

Salmones y nogales

Tanto para el agro y la acuicultura, los investigadores Jaime Romero y Gastón Higuera arman “una colección de fagos capaces de atacar o matar a la mayoría de esas bacterias que son más prevalentes”.

En el caso de los nogales usaron cerca de 90 cepas recolectadas en distintos puntos del país, con la cual desarrollarán esta fagoterapia, la que será aplicada por aspersión y por riego. Esto último, explicó el profesor, “va a depender de la capacidad del fago de penetrar raíces y las parte leñosas de la planta”.

En tanto, en el caso de los salmones existen también alternativas de suministración. “Puede ser vía alimento o vía inmersión”, detalló Romero, respecto a los fagos que atacarán la piscirickettsia salmonis, enfermedad que genera grandes pérdidas que van hasta los USD 750 millones anuales.

Ventajas

Para el profesor Romero “los  fagos no tienen competidor”, ya que “son amigos de todas las otras técnicas: son amigos de las vacunas, de los antibióticos y de la selección genética”, por lo que se pueden ir utilizando de manera simultánea como tratamiento.

Una de las ventajas de los fagos es el tiempo, ya que pueden ir adaptándose a las enfermedades y su evolución, tal como lo hacen las vacunas con las cepas de la enfermedad.

En la misma línea, en el caso del mundo agrícola, otro de los puntos a favor es su inocuidad. Si bien hoy no se utilizan mayoritariamente los pesticidas, sino que los biosidas en base a cobre, “el problema que pueden tener ahí es el peso de cobre en el suelo o alguna fitotoxicidad”.

En definitiva, desde una solución natural y adaptable, “uno podría tener un sector acuícola mucho más competitivo en base a fagoterapia. Lo mismo para el nogal. La nuez chilena tiene muy buena apreciación en el extranjero y precio, entonces la fagoterapia lo que puede provocar es que la producción chilena tenga una cara más verde, más amigable con el ambiente: que sea más sustentable”.

Lo más visto

Se permite reproducir y compartir los contenidos de este sitio con la sencilla condición de citar la fuente: Sustempo.com

Novedades en tu correo

To Top

Send this to a friend