¿Bachillerato o carrera universitaria?

¿Bachillerato o carrera universitaria?

Un estudio publicado en la revista especializada Review of Economic Studies indica que posponer la elección de la carrera universitaria —es decir, avanzar por el camino del bachillerato— aumenta la retención de los estudiantes de 75% a 86% en el mejor de los escenarios, y en el más pesimista esa retención llega a un 78%. Por otra parte, se cuantifica un aumento en el bienestar de los estudiantes del 1%, cifra que sube en el caso de estudiantes de condición económica baja, mujeres y/o estudiantes con menores habilidades. En consecuencia, los sistemas de admisión no solo difieren en sus efectos sobre la eficiencia y el bienestar agregado, sino también en sus efectos distributivos.

El primer objetivo del estudio —realizado por Paola Bordón, del Centro Microdatos y profesora del Departamento de Economía de la Universidad de Chile, junto a Chao Fu de la Universidad de Wisconsin-Madison— fue entender cómo varía el comportamiento de los estudiantes cuando cambia el sistema de admisión. El segundo objetivo fue examinar los cambios en el bienestar de los estudiantes y la distribución de sus resultados académicos, si en vez de elegir una carrera y universidad simultáneamente los alumnos eligen primero la universidad y posteriormente la carrera.

La difícil discusión

La pregunta acerca de qué sistema es mejor para la misma población de estudiantes es relevante desde el punto de vista de las políticas públicas. Sin embargo, la respuesta no es simple. En la medida que la educación universitaria busca proveer a la sociedad con personal especializado, el sistema de selección inmediata podría resultar más eficiente porque permite mayor especialización y maximiza la interacción entre estudiantes con ventajas comparativas similares. No obstante, si los estudiantes no tienen certeza respecto de la elección de una carrera, el sistema que pospone dicha selección puede generar efectos negativos en el rendimiento debido a una mayor heterogeneidad en sus capacidades y preferencias.

La mayor dificultad para medir qué opción es más eficiente radica en la imposibilidad de observar a la misma población de estudiantes bajo los dos sistemas lo que, en definitiva, ha impedido a los investigadores realizar comparaciones y, por ende, obtener la información necesaria para incorporar la evaluación de los efectos de ambos sistemas de admisión universitaria como un tema relevante dentro de las políticas públicas del área educativa.

El documento elaborado por los investigadores propone y estima un modelo estructural que busca responder la pregunta acerca de la eficiencia del sistema de admisión universitario chileno.

Puedes ver

Presentan problemáticas del agua a candidatos presidenciales

Presentan problemáticas del agua a candidatos presidenciales

A dos meses de las elecciones que definirán al próximo Gobierno, Escenarios Hídricos -iniciativa que ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *