Aumento crítico del CO2 impone desafíos urgentes a nivel mundial

Aumento crítico del CO2 impone desafíos urgentes a nivel mundial

 

Por: Stephanie Cobo.

Según los cálculos de la Agencia Internacional de Energía se requiere de una política y voluntad internacional urgente para detener el aumento de la temperatura a escala planetaria, en momentos donde se habla de que aumentará en un futuro próximo en alrededor de 1.5°C.

Ante esto, la organización ha propuesto un radical cambio en la materia que implique cero emisiones para 2040. En otros términos, esto implicaría que la matriz energética de las grandes potencias debiese mutar a que un 90% de la energía producida provenga de fuentes renovables (ERNC) o por centrales nucleares. Sin embargo, la meta está muy lejos de cumplirse. Incluso más, hoy se habla de que hemos llegado a niveles irreversibles en emisiones de dióxido de carbono, CO2.

Claudio Huepe, coordinador del Centro de Energía y Desarrollo Sustentable de la Universidad Diego Portales (UDP), explica que el planeta se estaría acercando a un nivel de concentración tal, alrededor de 400 ppm, que inevitablemente terminará por aumentar las temperaturas medias. “Aun cuando estabilicemos las emisiones, se estima que la temperatura media del planeta subirá al menos 1,5°C en las próximas décadas”, puntualizó.

Si bien todos los países contribuyen a las emisiones de gases efecto invernadero, los más grandes emisores siguen siendo las potencias más industrializadas como Europa, EE.UU. y Rusia, en conjunto con los países con mayor densidad poblacional como China e India. Pese a lo anterior, el más grande emisor a escala planetaria es actualmente China, que junto con EE.UU. superan el 40% de las emisiones mundiales.

Ante la interrogante de qué medidas paliativas podrían llevarse a cabo en el futuro, el académico indicó que existen dos tipos de prácticas que se pueden desarrollar. “La primera de ellas dice relación con reducir el nivel de emisiones y la segunda con adaptarse a los impactos de los cambios en clima”, indicó.

Agrega que “en términos de mitigación se ha avanzado bastante con los acuerdos de París, de modo que cada país se compromete a hacer algún aporte a la reducción de emisiones. Por el momento, Chile está haciendo un aporte efectivo a sus metas con los ajustes en la matriz energética. En términos de adaptación aún hay mucho que trabajar, ya que es necesario definir cuáles son los impactos que se esperan en el futuro y de ahí definir una estrategia para implementarlos”.

Chile en el contexto mundial de la contaminación

Según Huepe, Chile aporta una cantidad mínima a las emisiones mundiales, del orden de 0,3%. “El mayor aporte del país en el largo plazo y en el contexto internacional será que ayude a desarrollar una economía baja en carbono y servir de referente en el mundo”, señala.

Esto aun cuando el objetivo trazado por Chile al 2030 no busca reducir las emisiones de CO2, “sino reducir la intensidad de las emisiones por unidad de producto generado en un 30% respecto a lo que fue el 2007. Esto podría ser más si Chile recibe apoyo internacional”, agrega.

Decisiones no menores si se considera que la presentación del último Índice de Riesgo Climático Global en el marco de la vigésimo segunda Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP22) que se desarrolla en Marrakech (Marruecos) posicionó sorpresivamente a Chile dentro de los diez países más afectados por eventos meteorológicos asociados al cambio climático durante 2015.

 

 

 

 

Puedes ver

Trabajo público-privado es fundamental para salvar al huemul

Trabajo público-privado es fundamental para salvar al huemul

  Por: Cristina González. Para muchas personas, la primera referencia que tenían del huemul era ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *