Fundación Arropa: reusar está de moda

Fundación Arropa: reusar está de moda

 

Por: Cristina González.

La industria textil china tiene proporciones gigantescas. Abastece los almacenes de todo el mundo, incluido Chile, ofreciendo bajos precios pero con un costo medioambiental no menor. De acuerdo a Greenpeace, una investigación de un año sobre la contaminación del agua encontró dos fábricas textiles en China que estaban desechando una gama de productos químicos peligrosos a los deltas de los ríos Yangtze y Pearl. Y es que la máquina de producir ropa no para, porque millones de personas demandan prendas nuevas sin pensar en lo que esconde la producción masiva.

Esta problemática ha impulsado el surgimiento de distintos movimientos y actividades relacionadas con el concepto de reciclaje y reutilización de la ropa. Basta recordar algunas campañas temporales de H&M, Paris y Mall Plaza. Pero como trabajo organizado y permanente destaca Arropa, fundación que nace de la premisa que todos tendemos a acumular ropa en desuso y no nos desligamos de ella por apego material, dudas sobre el futuro de la prenda al donarla y pocas instancias o canales para la donación. Y es que hoy en día, en Chile, no existe ninguna institución que se haga cargo del problema de la ropa en desuso en su amplia dimensión: tanto de la prolongación de la vida útil del material como de la gestión responsable del residuo. “Algunos acontecimientos recientes en Chile dan cuenta de este fenómeno. En abril de 2014, en el mega incendio de Valparaíso, la población se volcó a donar ropa en desuso a diversas instituciones de caridad, instituciones públicas o centros de voluntariado, aprovechando la instancia para deshacerse de la ropa en desuso que poseían en sus hogares, más que donarla con un fin altruista. Como consecuencia, más de 30 toneladas de ropa en desuso terminaron en vertederos provocando un nocivo impacto ambiental y también social, ya que propiciaron una indigna experiencia de donación a los afectados, pues lo recibido en gran parte venía en mal estado, fuera de estación o simplemente no cumplía las necesidades básicas”, señala Felipe Cortés, cofundador de Arropa junto con Sebastián Alday.

Triple impacto

Teniendo como centro de operaciones la ciudad de La Serena, Arropa creó una fórmula de trabajo para dar solución a este problema. ¿Cómo funciona? Primero recepcionan ropa en desuso a nivel domiciliario, la que es acopiada y clasificada en bancos de ropa (puntos limpios exclusivos para ropa en desuso y centros de acopio). La ropa en buen estado es donada mediante un sistema de tiendas sociales móviles que salen a terreno y son dispuestas en sectores socialmente vulnerables (campamentos, sectores rurales o zonas afectadas por catástrofe natural o humana), donde los beneficiarios pueden elegir la ropa según su gusto y necesidad, a través de una experiencia de compra totalmente gratis. La ropa en mal estado se transforma en materia prima para realizar talleres de upcycling a jefas de hogar en situación de vulnerabilidad social y/o personas que estén buscando reinsertarse social y laboralmente, con quienes co-crean nuevos productos para ser comercializados.

Fundación Arropa: reusar está de moda

Los impulsores de Arropa son enfáticos al señalar que su labor tiene un triple impacto: ambiental, social y económico.

De acuerdo a Felipe Cortés, en el ámbito ambiental, al prolongar la vida útil de la ropa en desuso logran que grandes cantidades de ésta no termine en vertederos. Aunque la ropa representa hoy menos de un 5% del total de los residuos presentes en los vertederos legales chilenos, sí ocupa un importante espacio en los rellenos sanitarios. Al mismo tiempo concientizan sobre el sobre-consumo responsable de ropa y sobre su cadena productiva a nivel industrial, ya que muchas veces la gente ignora el impacto negativo en el medio ambiente: sobreconsumo de agua, contaminación de ríos y sobre-explotación de fibras naturales, además de las nefastas condiciones laborales de los trabajadores asiáticos.

Añade que, en el ámbito social, al redistribuir de manera digna y creativa ropa de segunda mano se impacta positivamente en las familias más vulnerables que no pueden tener acceso a este bien de manera frecuente.

Y por último, Cortés destaca el beneficio económico que surge al habilitar a mujeres jefas de hogar en el diseño y confección de artículos hechos a través del upcycling, para que puedan convertirse en productoras y micro emprendedoras de alto estándar, fomentando el comercio justo y el consumo responsable.

Crecer en todo Chile

Para el cofundador de Arropa, es importante que las personas tomen conciencia acerca de la cadena productiva de lo que llevan puesto a diario y de lo que compran en el retail, ya que no saben de dónde viene, quién lo fabricó, cómo lo fabricó, bajo qué condiciones, cuántos litros de agua son necesarios para confeccionar un jeans, cuántos ríos se contaminaron producto de la coloración de las fibras, etc.

Fundación Arropa: reusar está de moda

Por lo mismo, los planes para 2017 tienen que ver con el crecimiento de la fundación y la obtención de mayor apoyo de empresas y autoridades. “En una primera instancia trabajamos con el municipio de La Serena y luego cerramos un convenio con el municipio de Vicuña. Salvo esos dos casos no hemos tenido más relación ni respuesta del ámbito público, a pesar de haber insistido en otras instancias. A nuestro juicio esto se debe a que nos estamos haciendo cargo de un problema que nosotros llamamos ‘Problema Resignado’, es decir, está ahí, existe, pero nadie toma cartas en el asunto, quizás ignorando lo nocivo que es. Por ende, aprovechamos de hacer un llamado a todas las personas naturales o empresas que quieran trabajar con nosotros para que nos contacten y hagan crecer esto en conjunto, no solo en la Cuarta Región, sino en otras regiones de Chile”, recalca Cortés.

 

 

 

Puedes ver

Metro Valparaíso: ¡recicla y suma puntos para cargar tu tarjeta!

Metro Valparaíso: ¡recicla y suma puntos para cargar tu tarjeta!

Una iniciativa pionera que fomenta el reciclaje y el uso de transporte público puso en ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *