Agroecología: cómo repensar la agricultura

Agroecología: cómo repensar la agricultura

Reorientar el “curso equivocado” que ha tomado la agricultura es el principal reto para la “Agroecología”, en opinión del Dr. Manuel González de Molina, de la Universidad Pablo Olavide de Sevilla, España. Esta trayectoria, a su juicio, ha sido desviada completamente de sus propósitos iniciales que es alimentar al mundo de una manera sostenible.

En ese sentido, el catedrático planteó que la Agroecología debe ser capaz de convertir este sistema en algo sustancial, “que tenga impacto social, y que tenga capacidad para que el medio ambiente no se destruya definitivamente y para que los ciudadanos puedan comer de una manera sana y equilibrada”.

Agregó que “eso implica tal cantidad de tareas que nosotros no somos conscientes de la importancia que tiene y que los propios agro ecólogos deberíamos empezar a discutir para ver la manera mejor de plantearlo”.

González fue uno de los conferencistas principales del IV Seminario Nacional de Agroecología -realizado en noviembre pasado- que impulsa y organiza el capítulo chileno de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología, SOCLA, en conjunto con la Universidad de Magallanes y el apoyo de variadas instituciones públicas y privadas vinculadas al agro.

Un concepto amplio

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, la agroecología es una disciplina científica, un conjunto de prácticas y un movimiento social.

Como ciencia, estudia cómo los diferentes componentes del agroecosistema interactúan. Como un conjunto de prácticas, busca sistemas agrícolas sostenibles que optimizan y estabilizan la producción. Como movimiento social, persigue papeles multifuncionales para la agricultura, promueve la justicia social, nutre la identidad y la cultura, y refuerza la viabilidad económica de las zonas rurales.

“Los agricultores familiares son las personas que tienen las herramientas para practicar la agroecología. Ellos son los guardianes reales del conocimiento y la sabiduría necesaria para esta disciplina. Por lo tanto, los agricultores familiares de todo el mundo son los elementos claves para la producción de alimentos de manera agroecológica”, afirma el organismo internacional.

Una de las principales características de la agroecología es que busca soluciones locales y vínculos con la economía y los mercados locales.

Integración de la biodiversidad

Miguel Altieri, profesor de Agroecología de la Universidad de California, Berkeley, ha explicado que la agroecología provee una guía para desarrollar agro-ecosistemas que tomen ventaja de los efectos de la integración de la biodiversidad de plantas y animales.

“Tal integración aumenta las complejas interacciones y sinergismos y optimiza las funciones y procesos del agro-ecosistema tales como la regulación biótica de organismos perjudiciales, reciclado de nutrientes y la producción y acumulación de biomasa, permitiendo así al agro-ecosistema solventar su propio funcionamiento. El resultado final

del diseño agroecológico es mejorar la sustentabilidad económica y ecológica del agro-ecosistema, con un sistema de manejo propuesto a tono con la base local de recursos y con una estructura operacional acorde con las condiciones ambientales y socioeconómicas existentes”.

Puedes ver

Empresas deben contribuir a una economía baja en carbono

Empresas deben contribuir a una economía baja en carbono

“Aunque habitualmente escuchamos noticias negativas respecto de los avances del calentamiento global y los estragos ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *