ACHS: Cómo entregar apoyo psicológico a víctimas de incendios

ACHS: Cómo entregar apoyo psicológico a víctimas de incendios

Los incendios en la zona centro sur del país no solamente han generado daños materiales y medioambientales, sino también repercusiones físicas y psicológicas en la población afectada. Por ello, el jefe del Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital del Trabajador de la Asociación Chilena de Seguridad, ACHS, Rodrigo Gillibrand, destaca la prestación de los denominados “Primeros Auxilios Psicológicos”.

Si bien este tipo de intervención no es especializada, requiere una capacitación mínima para aplicarla. Busca que la persona reciba un apoyo práctico, orientación, normalización de los sentimientos y sensaciones, junto a distintas técnicas para poder controlarlos.

Tanto en los albergues como en los centros de apoyo y a nivel familiar, se debe tener especial cuidado con las personas más vulnerables, sobre todo niños y ancianos, intentando dar mayor soporte y evitando exponerlos a noticias e imágenes dramáticas de los incendios y sus consecuencias, ya que ello podría aumentar la angustia y el miedo.

Por otra parte, es importante poder conocer las necesidades básicas del afectado, orientarlo y conectarlo con las redes de apoyo disponibles. Asimismo, y solo si él quiere, hay que dejarlo hablar de lo que está sucediendo, de sus sentimientos y emociones, sin forzarlo. “El que escucha debe estar conectado, prestando apoyo y contención y dando el espacio que la persona necesite; es decir, estar cerca para que sepa que se está disponible, pero no tanto como para invadirlo”, enfatiza el psiquiatra.

Con respecto al conjunto de afectados, el especialista asegura que ellos mismos son fundamentales para salir adelante. El psiquiatra indica que “los damnificados no son víctimas pasivas, son agentes activos en su recuperación; es importante que cuenten unos con otros, que logren compartir sus experiencias por fuertes que éstas sean para sanar y amortiguar el dolor que significa la pérdida del hogar, tierras y animales que en muchos casos eran la fuente de ingreso familiar”.

Un evento de esta magnitud y duración puede causar una serie de sentimientos y emociones, junto con síntomas como ansiedad, temor, dificultades para estar tranquilo, insomnio, llanto, etc. El especialista en psicotrauma aclara que esto “no hay que considerarlo como un diagnóstico o una enfermedad, sino como una respuesta esperable, adaptativa y transitoria ante una situación que la persona no puede controlar y que cambia su rutina”, advierte Gillibrand.

Sin embargo, es fundamental observar si estos síntomas persisten después de un mes de ocurrido el evento o si se percibe como un problema severo e invalidante; recién en ese caso estaríamos frente a un cuadro de estrés postraumático, que requiere tratamiento psiquiátrico.

Los estudios de salud mental indican que cerca de un 15% de los afectados por una catástrofe podrían desarrollar síntomas que ameriten tratamiento especializado. Además del estrés postraumático, pueden aparecer cuadros de depresión, crisis de pánico o trastornos adaptativos.

Puedes ver

Trabajo público-privado es fundamental para salvar al huemul

Trabajo público-privado es fundamental para salvar al huemul

  Por: Cristina González. Para muchas personas, la primera referencia que tenían del huemul era ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *