Trabajo público-privado es fundamental para salvar al huemul

Trabajo público-privado es fundamental para salvar al huemul

 

Por: Cristina González.

Para muchas personas, la primera referencia que tenían del huemul era en la sala de clases cuando se hablaba del escudo patrio. Y debían contentarse con conocer a esta especie solo por medio de fotografías.

Lo cierto es que tanto antes como hoy está lejos la posibilidad de encontrarse cara a cara con un ejemplar de huemul debido al escaso número que habita en nuestro país. ¿Cómo se llegó a esta situación?

Carlos Garcés, ingeniero en conservación de recursos naturales de Codeff y encargado del Santuario de la Naturaleza Huemules de Niblinto, explica que la cacería, actividades ganaderas y forestales, transmisión de enfermedades por ganado doméstico, persecución y ataques por perros, infraestructura (embalses, centrales hidroeléctricas etc.), caminos y urbanización han provocado una disminución en 99% del tamaño de la población total del huemul, y la reducción en un 50% del rango geográfico de ocupación de la especie.

“Se estima que hay entre 1.500 y 2.000 individuos de huemul distribuidos en áreas fragmentadas entre Nevados del Chillán (Región del Biobío) y el Estrecho de Magallanes, donde se concentra la mayor cantidad”, señala.

El huemul se encuentra clasificado “En Peligro” por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Y en particular, según el experto, la población de Chile Central (cordillera del Biobío) es la que representa el mayor riesgo de extinción al estar altamente fragmentada, presentar un tamaño de población reducido (cerca de 50 individuos) y estar aislada por 400 km de la población más cercana.

Características de la especie

El huemul (Hippocamules bisulcus) es uno de los tres cérvidos que habitan en Chile junto con el pudú (Pudu pudu) y la taruka (Hippocamelus antisensis).

Posee un tamaño mediano, de casi un metro de altura a la cruz, 1.5 metros de largo y puede llegar a pesar hasta 100 kg. No existen muchas diferencias entre machos y hembras, pero una de las principales es la presencia de astas en el macho que cambian una vez al año. Su dieta se compone principalmente de hojas, flores y frutos de árboles y arbustos.

Garcés, quien trabaja en un área de 7.500 hectáreas ubicada en las cercanías de los Nevados de Chillán y propiedad de Codeff, señala que el huemul es endémico de los bosques andinos de Chile y Argentina. Su hábitat está asociado a bosques del género Nothofagus, zonas de matorrales altoandinos y periglaciares.

“La distribución geográfica histórica del huemul abarcaba desde el río Cachapoal en la Región de O’Higgins hasta el Estrecho de Magallanes, constituyendo una distribución continua por 2.000 km”, puntualiza.

Conservación

De acuerdo a Garcés, son diversas las entidades e iniciativas que han aportado significativamente en la conservación del huemul a través de la creación de Áreas Silvestres Protegidas por el Estado (administradas por Conaf), áreas protegidas privadas, programas de educación ambiental y monitoreo, investigación científica, entre otras. No obstante, añade que aún es necesario abordar los factores de amenazas del huemul, lo cual constituye uno de los principales desafíos para la gestión de conservación de la especie.

“Es necesario el trabajo conjunto entre entidades público-privadas y propietarios de tierras con hábitat y presencia de huemul, por medio de la creación de convenios que permitan crear nuevas áreas de conservación en zonas donde no existen tierras fiscales, y por tanto, no es posible la creación de nuevas Áreas Silvestres Protegidas por el Estado. Esto permitiría excluir los factores de riesgo que impidan la recuperación de la especie, como la exclusión de fauna exótica y la posibilidad de desarrollo de prácticas turísticas sustentables. También se permitiría la generación de corredores biológicos que generen conectividad entre grupos y poblaciones de huemules”, indica el experto de Codeff.

Junto con lo anterior, aún es necesario aumentar la fiscalización de caza furtiva, el diseño de un programa de educación ambiental, aumentar y generar nuevos programas de monitoreo e investigación científica.

Puedes ver

Preocupa crecimiento explosivo de residuos electrónicos

Preocupa crecimiento explosivo de residuos electrónicos

¿Qué le pasa a un computador o un refrigerador cuando dejan de funcionar? ¿Adónde van ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *