Sequía en Chile no tiene parangón, afirma informe del (CR)2

Sequía en Chile no tiene parangón, afirma informe del (CR)2

La sequía experimentada por la zona más habitada de Chile es un fenómeno extraordinario por su duración y extensión, sin parangón en registros instrumentales históricos ni paleoclimáticos de los últimos 1000 años.

Así lo sostiene el “Informe a la Nación: La megasequía en Chile” un documento elaborado por el Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 que aborda de manera interdisciplinaria las diversas aristas del déficit de precipitaciones que ha afectado a la zona centro y sur de Chile durante los últimos cinco años.

A continuación compartimos sus principales conclusiones:

  • Más de la mitad del déficit pluviométrico durante la megasequía es producto de alteraciones climáticas de origen natural y que varían en el tiempo. Sin embargo, el cambio climático antrópico es responsable de al menos un cuarto del déficit observado, una fracción que, se prevé, aumentará en el futuro.
  • Se constatan impactos sustanciales sobre los caudales de las aguas subterráneas, las zonas costeras, la propagación de incendios y la cobertura vegetal. Estos impactos no constituyen una lista exhaustiva, sino que ejemplos que denotan la diversidad y concatenación de los mismos a nivel de cuencas y socioecosistemas.
  • Las respuestas emanadas del Estado, el sector privado y la sociedad civil organizada suponen un evento transitorio en analogía a eventos experimentados en el pasado. Por otro lado, la multiplicidad de agencias estatales con competencia sobre los recursos hídricos resulta en escasa coordinación y, posiblemente, en medidas subóptimas desde un punto de vista social y económico.

Un futuro más seco y cálido sin análogo en el último milenio, conjugado con una sociedad cada vez más compleja y demandante, nos obliga a buscar medidas y soluciones innovadoras que trasciendan las fronteras administrativas, el interés de uno u otro sector y que contemplen múltiples actores y disciplinas del conocimiento. Las grandes obras de ingeniería que una vez fueron el factor facilitador del desarrollo agrícola, hoy deben diseñarse de modo diferente, con la finalidad de considerar escenarios climáticos.

Medidas

No existen soluciones “mágicas” que hagan aparecer –sin repercusiones económicas, ambientales y sociales– nuevos recursos hídricos que podamos seguir consumiendo en la tasa y modo con que lo hemos hecho hasta ahora. Las medidas emergentes y estructurales, deben ser evaluadas en forma regular y participativa, especialmente a nivel local, permitiendo identificar barreras y deficiencias, recoger conocimiento tradicional y promover el aprendizaje social. De igual forma, la adaptación ante un clima cambiante requiere evaluar la vulnerabilidad de modo integral, contemplando la exposición, la susceptibilidad y la capacidad adaptativa del socioecosistema. Esto requerirá a su vez, de más conocimiento y del fortalecimiento de redes sociales.

Resulta importante agilizar la instauración de un organismo de coordinación interinstitucional responsable de la gestión de recursos hídricos a nivel nacional y de cuencas y que sea capaz de fomentar la capacidad adaptativa de nuestro país, acentuando la consciencia respecto de la finitud de los recursos hídricos. De la misma forma, una reforma al código de aguas, además de hacer concreta la consagración del derecho humano al agua como primera condición, también debiera incorporar la preservación del medio ambiente, ambas imprescindibles para un desarrollo sustentable.

El conocimiento de nuestros principales reservorios de agua dulce –glaciares y aguas subterráneas– si bien ha ido mejorando paulatinamente debe ser ampliamente fortalecido, focalizándose en recopilación y elaboración de información cuantitativa, oportuna, fidedigna y representativa sobre la cual fundar decisiones. Estos reservorios son parte de cuencas hidrográficas complejas y sujetas a cambios, perturbaciones y demandas que deben ser adecuadamente cuantificados. El seguimiento de las condiciones climáticas locales y globales debe realizarse también en forma sistemática y regular, junto a un periódico análisis de las proyecciones climáticas de mediano y largo plazo.

 

 

Puedes ver

Expertos analizarán rentabilidad de biogás en Puerto Varas

Expertos analizarán rentabilidad de biogás en Puerto Varas

¿Es rentable la producción de energía a partir de residuos? Esta es la pregunta clave ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *