Santiago: cada día más cerca de la electromovilidad

Santiago: cada día más cerca de la electromovilidad

 

Por: Cristina González. 

Corría el mes de febrero de 2007 cuando los buses amarillos abandonaron Santiago para dar paso al nuevo Sistema Integrado de Transporte Público, más conocido como Transantiago. De los bombos y platillos pasamos rápidamente al malestar ciudadano por un sistema que ofrecía demoras excesivas, poca claridad de información, recorridos inexistentes y paraderos colapsados.

De eso han pasado ya 10 años y, aunque varios de los problemas se han logrado solucionar, el sistema está lejos de operar con lo que podría llamarse “máxima eficacia”. La gente sigue reclamando contra el Transantiago y la evasión en el pago es un problema para las autoridades y los operadores. Pero a fines de 2018 y principios de 2019 expiran 4 contratos suscritos con operadores del servicio, por lo que las autoridades tienen la oportunidad de mejorar sustancialmente las cosas en el nuevo proceso de licitación.

Una de las empresas interesadas en operar sus buses en Santiago es la inglesa Tower Transit, que posee bastante experiencia en el desarrollo de buses híbridos y eléctricos en Londres y Singapur.

Sustempo conversó con David Yorke, ingeniero y especialista en innovación tecnológica de Tower Transit, quien estuvo recientemente en Chile para dictar seminarios sobre electromovilidad. La empresa es una de las postulantes a la nueva licitación de Transantiago, que en esta ocasión exige un mínimo de 15 buses eléctricos en la flota de cada unidad de negocio.

¿Cuáles son los puntos diferenciadores de Tower Transit en materia de transporte?

Tower Transit no es una operadora de buses convencional. Es una empresa de tecnología e innovación que ofrece servicios de calidad en el sector de transporte.

Santiago: cada día más cerca de la electromovilidad

¿Ve posible alcanzar la electromovilidad en el transporte público de Santiago?

Sí es posible alcanzar la electromovilidad en el transporte público de Santiago, pero como cualquier implementación de una nueva tecnología es probable que haya algunos desafíos en el camino. Por eso, es importante fomentar el compromiso en este proyecto común, así como gestionar una eficiente coordinación y comunicación entre todas las partes involucradas. Tower Transit está motivado y comprometido a ser parte de la introducción de la electromovilidad en Chile para así aportar a la reducción de la contaminación y la mejora de la salud y calidad de vida de la ciudadanía.

¿Cuáles son los beneficios del uso de hidrógeno en transporte?

Los buses de propulsión a hidrógeno son similares a los buses eléctricos, con la diferencia de que la electricidad se genera a bordo del propio bus. Esta tecnología ofrece un servicio de transporte con emisiones realmente de cero y sin limitaciones en la autonomía respecto a la distancia que el vehículo puede recorrer. Tower Transit ha sido pionero en esta tecnología por más de 6 años en Londres, periodo en el que no ha tenido incidentes relacionados con hidrógeno. Esta tecnología es confiable y, para asegurar cero emisiones, utiliza batería para iniciar sus motores.

¿Cuáles son las ventajas del transporte autónomo, como el que están probando en Londres?

Los vehículos autónomos son una nueva tecnología que está siendo analizada y probada a nivel mundial. Es una solución tecnológica para reducir emisiones y accidentes y son una tendencia mundial en el concepto de “smart cities”.

Santiago de Chile es una ciudad de clase mundial que avanza rápido en el desarrollo de las tendencias de electromovilidad e innovación, y tenemos el mayor interés de contribuir para apoyar en este camino.

A nivel mundial, ¿qué novedades vendrán en materia de transporte para beneficio de los usuarios?

En los últimos años, las necesidades y requerimientos particulares de la ciudadanía han evolucionado de manera exponencial gracias al acceso fácil y barato a las nuevas tendencias tecnológicas por medio de los celulares. En encuestas realizadas a nivel internacional, las necesidades prioritarias de los pasajeros del transporte público son puntualidad, seguridad y comodidad. Pero, además, exigen flexibilidad que permita ajustar el servicio a sus necesidades personales. Es por ello que las sociedades y los servicios deben adaptarse.

A modo de ejemplo, nuestra empresa relacionada en Australia, Transit Systems, ha introducido un servicio de transporte público de pasajeros a demanda en la región de Western Australia para responder a estos cambios de mercado. Se trata de un transporte público compartido que satisface las necesidades de los pasajeros ofreciendo un servicio de puerta a puerta, entregando así mayor calidad y eficiencia en el servicio. En este sentido, gracias a los datos introducidos en una aplicación, la empresa puede detectar una demanda de servicio específico y ofrecer en el momento un servicio personalizado para dicha demanda. Por ejemplo: un viernes en la tarde se requiere un servicio por un cierto número de personas desde una zona universitaria a una zona de restaurantes de una ciudad.

Tower Transit también ofrece desde mayo de este año un sistema similar mediante la aplicación móvil de planificación de viajes CityMapper, la más popular en Londres y está analizando cómo se podría implementar un sistema similar en Santiago de Chile en el futuro.

Santiago: cada día más cerca de la electromovilidad

¿Cuál es su visión del transporte con combustibles fósiles? ¿Tiene los días contados?

La implementación de tecnologías de cero emisiones en el transporte público ya es una realidad en muchas ciudades importantes a nivel mundial. Es decir, el uso de combustibles fósiles en el futuro se reducirá ya que empieza a ser sustituido por otras alternativas de energía. Sin embargo, expertos de la industria consideran que los combustibles fósiles se mantendrán a largo plazo como una solución complementaria a otros tipos de combustibles.

Una ciudad bien preparada

Tanto las autoridades como la ciudadanía coinciden en que la tecnología eléctrica es el camino correcto en materia de movilidad personal y pública. Cada vez se habla más de los vehículos eléctricos y la exigencia de la nueva licitación de incorporar un porcentaje de buses eléctricos es una gran paso para terminar con el daño que han generado los combustibles fósiles.

Los autobuses eléctricos no emiten emisiones contaminantes, producen menos sonidos y su conducción es a velocidad regulada. Pero para que estos nuevos modelos de buses puedan funcionar se necesita una ciudad que los cuide.

En una de sus charlas, Yorke insistió que un nuevo Transantiago implica desafíos adicionales para las autoridades a fin de preparar la ciudad para que buses más tecnológicos —sean eléctricos, híbridos o de doble piso— puedan transitar adecuadamente por las vías sin cables u obstáculos que impidan su desplazamiento seguro; árboles que no impidan la marcha; y calles sin “hoyos” que eviten el deterioro prematuro de los buses. También enfatizó que para migrar a electromovilidad debe existir personal competente y capacitado, ya que los buses eléctricos deben ser manejados con otros métodos de conducción basados en economía energética.

La idea es justamente no defraudar en esta transición tan esperada. Tengamos esperanza de que así será.

 

Puedes ver

Preocupa crecimiento explosivo de residuos electrónicos

Preocupa crecimiento explosivo de residuos electrónicos

¿Qué le pasa a un computador o un refrigerador cuando dejan de funcionar? ¿Adónde van ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *