Hasta la RAE reconoció el fenómeno de la “posverdad”

Hasta la RAE reconoció el fenómeno de la “posverdad”

La Real Academia de la Lengua (RAE) anunció que incorporará al léxico castellano el término “posverdad” en la actualización de su próximo diccionario. Se definirá como “toda información o aseveración que no se basa en hechos objetivos, sino que apela a las emociones, creencias o deseos del público”.

Esto demuestra de qué manera el hecho de repetir hasta el cansancio una mentira o una idea sin asidero en la realidad se ha convertido por desgracia no solamente en una peligrosa “moda”, sino también en una estrategia deliberada en diversos ámbitos como la política. ¿Y la ética? Parece no importar demasiado.

El problema es que muchas personas caen en la trampa y se convencen de que las mentiras son verdad únicamente por la cantidad de veces que se repiten. En ese sentido, las redes sociales han sido las mejores aliadas para quienes buscan manipular a otros mediante la “posverdad”.

El director de la RAE, Darío Villanueva, recordó “el potencial que la retórica tiene para hacer locutivamente real lo imaginario, o simplemente lo falso”. Agregó que se observan casos que representan una “evidente negación de la realidad” como si esta solo fuese una “construcción de conciencia, tanto individual como colectiva”.

Un ejemplo de ello, y que hemos visto en el último tiempo, es el “negacionismo climático”. No importa que el cambio climático se haya estudiado durante décadas por connotados científicos de todo el mundo y que el planeta esté seriamente en riesgo, por lo cual se firmó el Acuerdo de París. Basta con que alguien “decida” negar el fenómeno y equiparar todos los estudios a su personal “prejuicio”, “creencia” o “interés particular” para replicarlo tantas veces y en tantos medios como le sea posible. Lo peor de todo es que intenta así convencer a otros de una idea falsa o sin ningún respaldo científico.

Por eso, la mejor defensa de la sociedad contra los “mentirosos compulsivos” en la red es buscar medios de comunicación más confiables y exigir a quienes tienen el hábito de lanzar frases rimbombantes que sean capaces de probar con hechos o datos contundentes lo que están diciendo. La sociedad debe ser capaz de ponerle coto a la manipulación mediante la posverdad. Sin duda.

 

Puedes ver

Preocupa crecimiento explosivo de residuos electrónicos

Preocupa crecimiento explosivo de residuos electrónicos

¿Qué le pasa a un computador o un refrigerador cuando dejan de funcionar? ¿Adónde van ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *