Inyectan recursos para proteger la capa de ozono

Inyectan recursos para proteger la capa de ozono

Los países en desarrollo recibirán US$ 540 millones en virtud del Protocolo de Montreal para continuar su labor de eliminación gradual de los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) que agotan el ozono e iniciar la reducción gradual de los hidrofluorocarbonos (HFC), bajo la Enmienda Kigali.

Los fondos serán proporcionados por los países desarrollados durante el período 2018-2020 a través del Fondo Multilateral para la Implementación del Protocolo de Montreal, que ha desembolsado más de US$ 3.700 millones desde 1991 para ayudar a los países en desarrollo a eliminar los productos químicos que destruyen la capa de ozono.

Las partes del Protocolo de Montreal asumieron el compromiso de financiación durante la reunión conjunta de la 11ª Conferencia de las Partes en el Convenio de Viena y la 29ª Reunión de las Partes en el Protocolo de Montreal, celebrada en Montreal del 20 al 24 de noviembre pasado.

La ministra de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá, Catherine McKenna, dijo: “El Protocolo de Montreal es un ejemplo de que podemos unirnos, podemos hacer lo que se cree que imposible y podemos sanar nuestro planeta”.

Eficiencia energética y seguridad

Las partes solicitaron al Grupo de Evaluación Tecnológica y Económica del Protocolo de Montreal que analice las opciones tecnológicas para mejorar la eficiencia energética de los aparatos y equipos de refrigeración y aire acondicionado mientras se eliminan los HFC, como lo estipula la Enmienda de Kigali.

El grupo evaluará, entre otros temas, los desafíos para la adopción de esas tecnologías, su rendimiento y viabilidad sostenibles a largo plazo, sus beneficios ambientales y los costos relacionados.

Las partes también solicitaron actualizaciones periódicas sobre las normas de seguridad pertinentes para el uso de inflamables alternativos a los HFC y que no estimulen el calentamiento global, en consulta con las organizaciones de normalización pertinentes. Esto es crucial para garantizar la introducción, fabricación, operación, mantenimiento y manejo seguro en el mercado de los refrigerantes con bajo potencial de calentamiento global que se utilizan en muchos sectores.

Otro acuerdo se refiere a la necesidad de un mayor apoyo para la investigación y las observaciones sistemáticas de la capa de ozono, para que los científicos pueden monitorear su recuperación y la interacción entre el ozono y el clima.

Enmienda de Kigali

La reunión también instó a las partes que aún no han ratificado la Enmienda de Kigali a considerar la posibilidad de hacerlo para alcanzar sus objetivos.

La Enmienda, que hasta el momento ha sido ratificada por 22 partes, entrará en vigor el 1 de enero de 2019 y exige a las naciones del mundo que disminuyan gradualmente los HFC en más de 80% en los próximos 30 años y los reemplacen por alternativas más amigables con el planeta.

Se espera que la reducción progresiva de los HFC conforme al Protocolo evite hasta 0.5°C de calentamiento global para fines de siglo, mientras se continúa protegiendo la capa de ozono.

 

 

Puedes ver

Preocupa crecimiento explosivo de residuos electrónicos

Preocupa crecimiento explosivo de residuos electrónicos

¿Qué le pasa a un computador o un refrigerador cuando dejan de funcionar? ¿Adónde van ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *