Actividad acuícola también es responsable del bloom de microalgas, afirma experto

Actividad acuícola también es responsable del bloom de microalgas, afirma experto

Por Felipe Ainzúa Larrañaga.- La proliferación de microalgas o bloom en Los Lagos (X Región) que ha provocado la pérdida de más de veinte millones de salmones, no se puede atribuir exclusivamente a la presencia del Fenómeno del Niño en Chile. Según el biólogo marino de la Universidad Católica del Norte y experto en estudio de línea base de áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos marinos, Dennis Panozo (en la foto), también hay responsabilidad de la propia industria salmonera en esta delicada situación ambiental.

Explica que los cultivos marinos de peces siempre han causado un impacto en el medio ambiente en que se desarrollan. Esto se debe a factores como la utilización de antibióticos que se liberan al medio, la sobrecarga de materia orgánica en el sector producto de los desechos de los mismos peces y la comida que se pierde y cae el fondo. La acumulación de materia orgánica en bahías protegidas, que son el escenario ideal para desarrollar cultivos intensivos de peces, tiene como consecuencia la destrucción o alteración del ecosistema del fondo (macrobentos). La materia orgánica acumulada estimula la producción bacteriana, cambiando la composición química, la estructura y funciones de los sedimentos.

“Considerando los antecedentes de la intensa actividad acuícola y analizando la geografía y dinámica de flujo de agua de mar de la zona afectada, resulta evidente que la industria salmonera ha contribuido en la acumulación de materia orgánica dentro del Seno de Reloncaví en los años que lleva desarrollándose. Este aumento de la carga de materia orgánica y de los nutrientes en los sedimentos, puede tener varios efectos como: disminución de las concentraciones de oxígeno y aumento de la demanda biológica de oxígeno (los sedimentos aumentan su condición anaeróbica y reductora); se producen alteraciones en los ciclos normales de nutrientes, incrementando el ingreso de nitrógeno (N) y fósforo (P) desde los sedimentos hacia la columna de agua. Este último punto, corresponde a uno de los factores determinantes para la reproducción de organismos oportunistas como las microalgas”, afirma el especialista.

Panozo precisa que las condiciones ambientales favorables para la reproducción de microalgas coinciden en los meses de verano, ya que incluyen factores como fotoperíodo prolongado, mayor intensidad lumínica y temperatura del agua cercanas a los 15ºC. Por este motivo otros fenómenos como el Fenómeno del Niño, pueden potenciar estos bloom de microalgas. No obstante, la disponibilidad de los nutrientes es un factor limitante para que estos ocurran.

“Por otra parte, la acuicultura tiene múltiples y complejos efectos sobre el medio ambiente. Ellos son distintos en sistemas de aguas continentales de aquellos producidos en zonas costeras. Así también hay diferencias entre tipos de especies y sistemas de cultivo. No obstante, hay diversos aspectos que aún no han sido estudiados con toda la profundidad necesaria. No obstante, se ha evidenciado que el cultivo de organismos de alto nivel trófico, en el que se encuentran carnívoros como salmónidos para el caso chileno, tienen mayores efectos ambientales que otros organismos como las ostras, ostiones o algas”, comenta Panozo, quien hace 5 años se dedica a la investigación en criopreservación en especies marinas y que en sus primeros pasos profesionales trabajó para una consultora como buzo técnico en evaluación de poblaciones de recursos bentónicos, estudiando gran parte del fondo marino del litoral de la III y IV regiones.

Sobre la muerte de gran cantidad de peces en varias zonas de la Región de Los Lagos, la especie de microalga responsable sería Leptocylindrus danicus, la cual tiene espinas que causan daño en las branquias, lo que produce que el pez secrete mucus como mecanismo de defensa provocando su propia asfixia.

El profesional advierte que si no se toman medidas de fondo el problema continuará ocurriendo. Al respecto, fundamenta que hay que reducir el aporte de materia orgánica al ambiente. Sin embargo, critica que actualmente no se realicen periódicamente estudios de las comunidades bentónicas o de fondo marino, que permitan corroborar la eficiencia del control de la contaminación acuática. Si esto se hiciera con regularidad, “la nueva información permitiría actualizar y optimizar el sistema de fiscalización para tomar nuevas medidas administrativas en el sector”, afirma. Además, cree que el gobierno debería destinar más recursos para que las entidades fiscalizadoras puedan operar con mayor eficiencia.

La explicación científica

Los siguientes puntos corresponden a la explicación técnica-científica que entregó el biólogo marino, Dennis Panozo, a Sustempo.com sobre los factores que inciden en la proliferación de microalgas (bloom) junto a su visión sobre cómo disminuir los riesgos asociados a este fenómeno.

1. Chile es un país de surgencia o afloramiento marino

Existen condiciones favorables para este fenómeno por la orientación de la costa y la dirección de los vientos predominantes. El término surgencia o afloramiento se refiere un fenómeno en que el agua superficial es desplazada hacia mar adentro por corrientes superficiales provocadas por los vientos, siendo esta reemplazado por agua del fondo, lo que produce el afloramiento de aguas ricas en nutrientes, lo que favorece la reproducción ocasional de microalgas. Estas surgencias son un fenómeno local y esporádico, en respuesta a la intensidad y persistencia de los vientos locales. Un evento de surgencia tiene una duración típica de una semana. No obstante, estos eventos suelen ser mas frecuentes en verano y hay registro desde la zona de Talcahuano hasta Arica.

2. Intensidad lumínica

El fotoperíodo (parte del día en que un ser vivo esta expuesto a la luz) y la intensidad lumínica (mayor en días despejados que en días nublados) varían de acuerdo a las estaciones del año, correspondiendo al verano, la estación del año con mayor fotoperíodo y mayor cantidad de días despejados, lo que favorece la fotosíntesis lo que promueve la reproducción de microalgas.

3. Temperatura del agua de mar

Producto del fotoperíodo prolongado y mayor intensidad lumínica en los meses de verano, la temperatura superficial del mar puede variar unos grados, pasando de 8 a 10ºC en zonas con alta circulación y de 10 a 12ºC en zonas con baja circulación. Estas mayores temperaturas propician la reproducción de microalgas, las que en general tienen una temperatura optima de reproducción de 15ºC. Esto hace previsible la ocurrencia de bloom de microalgas en esta estación del año dentro de bahías muy protegidas en zonas en las que adicionalmente ocurre el fenómeno de surgencia, que aporte lo nutrientes necesarios para ello.

4. Fenómeno de El Niño

Según el portal del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMEH), El Niño es un evento oceánico que consiste en el calentamiento inusual de las aguas superficiales del Pacífico Ecuatorial. Cuando esto ocurre, generalmente se produce un cambio en el patrón normal de la circulación atmosférica en la región. Esto trae como consecuencia alteraciones en el sistema climático global. Para entender este fenómeno, es necesario analizar la imagen del Índice Oceánico de El Niño (ONI, por sus siglas en inglés) en donde se mide la temperatura de la superficie del mar en el Pacífico tropical. Cero es el promedio, los números positivos indican más calor y los números negativos indican más frío.

Actividad acuícola también es responsable del bloom de microalgas, afirma experto
En esa imagen es posible evidenciar la intensidad del fenómeno y el área de influencia que puede alcanzar hasta el sur de Chile. Esta alteración térmica de aguas superficiales y profundas, afectan significativamente los procesos biológico-pesqueros, oceanográficos y climáticos a escala regional y global. Su recurrencia es entre 3 y 7 años con una duración entre 12 y 18 meses. El pasado 2 de marzo de 2016, el presidente del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh) en Venezuela, José Gregorio Sottolano, aseguró que se espera un retroceso del fenómeno El Niño a partir del mes de abril.

5. Actividad Acuícola

Estudios han correlacionado la abundancia de especies de fitoplancton tóxico con la presencia de sistemas de cultivo, señalando que el cultivo intensivo de peces en espacios confinados, como jaulas, ha causado floraciones de especies de microalgas no tóxicas que pueden llegar a ser altamente nocivas y hasta letales por acumularse en lugares de donde los peces cultivados no pueden escapar.

A la contaminación de materia orgánica, se suma una producida por los agentes químicos utilizados en las distintas prácticas de acuicultura: elementos utilizados en la construcción, en la protección contra la corrosión y en anti-fijación de organismos incrustantes, así como otros que habitualmente se utilizan en las actividades de cultivo. También se cuentan algunos pigmentos incorporados al alimento, desinfectantes y diferentes productos utilizados para el control de enfermedades. Algunos de ellos se usan en cantidades extremadamente insignificantes pero, en la gran mayoría de los casos, no se tiene información certera de sus posibles efectos sobre el medio ambiente.

Uno de los productos más relevantes por las cantidades utilizadas, especialmente en el cultivo de peces, son los diferentes fármacos requeridos para combatir enfermedades. Estos fármacos comprenden gran variedad de productos tales como antibióticos, fungicidas y compuestos antiparasitarios. Antibióticos y otros químicos son utilizados para el tratamiento de diversas patologías y son suministrados vía oral o como vacunas inyectables. En el primer caso, la mayor parte de estos compuestos termina en el ambiente, a través del alimento no ingerido y en las fecas, los que pueden ser posteriormente consumidos por organismos detritívoros o peces silvestres que se alimentan alrededor de los sistemas de cultivo. Algunos antibióticos solubles se diluyen rápidamente y otros, como la oxitetraciclina, son fotodegradables. Sin embargo, se ha determinado que diferentes antibióticos pueden permanecer durante varios meses en los sedimentos. Hoy día, se reconoce que los antibióticos pueden estar presentes a cientos de metros de los sistemas de cultivo, permanecer en el ambiente por más de dos semanas, luego de ser suministrados, y encontrarse en organismos que consumieron restos de alimentos con residuos de antibióticos. Esto implica la alerta sobre el consumo de estos organismos por el hombre, pero aún no existen evidencias de efectos negativos sobre los organismos y la especie humana.

Actividad acuícola también es responsable del bloom de microalgas, afirma experto

Por otra parte, se han realizado estudios tendientes a verificar si la presencia de antibióticos en los sedimentos puede producir alteraciones en los procesos químicos que ocurren naturalmente en ellos. En este contexto, experimentos han demostrado que estos compuestos pueden inhibir los procesos de reducción de sulfatos así como de nitrificación. Sin embargo, existe poca evidencia de cambios en la microflora bajo balsas jaula y en las tasas de descomposición de la materia orgánica como consecuencia de la presencia de antibióticos. Finalmente, varios estudios han demostrado un aumento de la resistencia de bacterias inocuas y patógenas en sitios donde se aplican antibióticos, la que puede perdurar por varios años después de que el sitio de cultivo haya dejado de ser utilizado por prácticas de acuicultura.

El significado de estos hallazgos, así como del probable aumento de organismos patógenos de animales silvestres, de aquellos en cultivo o en el hombre, son temas aún pendientes. Más aun, problemas metodológicos todavía no resueltos, permiten plantear diversas dudas sobre la validez de los estudios con antibióticos.

6. Medidas preventivas

Para disminuir los riesgos de bloom de microalgas, se debe reducir el aporte de materia orgánica al medio ambiente. En la actualidad, la dirección del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) somete todo decreto de concesión al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) de la Ley Nº 19.300 y su Reglamento, y al D.S. (M) Nº 1, de 06 de enero de 1992, que aprobó el Reglamento para el Control de la Contaminación Acuática (Reglamento sobre concesiones marítimas, Armada de Chile). No obstante, no se realizan en forma periódica estudios de las comunidades bentónicas o de fondo marino que corroboren la eficiencia de este mecanismo de control. Esta nueva información permitiría actualizar y optimizar el sistema de fiscalización para tomar nuevas medidas administrativas en el sector. Asimismo, el gobierno debería destinar más recursos para que las entidades fiscalizadoras puedan operar con mayor eficiencia.

Fuente: Dennis Panozo, biólogo marino de la UCN con vasta experiencia en estudio de fondos marinos.

Puedes ver

Estudio: Chilenos críticos, desconfiados y consumidores de redes sociales

Estudio: Chilenos críticos, desconfiados y consumidores de redes sociales

Los resultados del estudio Chilescopio en su versión 2017, investigación realizada por la consultora Visión ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Validación *